¿Qué son las aguas residules y por qué es tan importante su tratamiento?

Muchas veces hemos escuchado hablar de las aguas residuales, pero quizás no le hemos dado la importancia que debamos darle. En primer lugar, ¿qué son?

Son aquellas constituidas por aguas negras o aguas cloacales, se consideran residuales por el hecho de que hayan sido ya utilizadas, estas aguas ya no son consumibles con el usuario directamente, se les llaman negras porque suele ser el color habitual de estas.

Pero…¿por qué es necesario su tratamiento?

Tratar las aguas residuales tiene como objetivo conseguir que mediante diferentes procedimientos físicos, químicos y biotecnológicos, se obtenga un agua con mejores características de calidad, tomando para ello ciertos parámetros normalizados. Por lo tanto, el fin que tiene este tipo de aguas es eliminar los contaminantes físicos, químicos y biológicos que podemos encontrar en el agua resultante que es utilizada por las personas.

Además de aquellas que son conducidas por el alcantarillado también se incluyen a veces el agua de la lluvia y las infiltraciones del agua por los terrenos.

¿Por qué es tan importante el tratamiento de este tipo de aguas?

Tratar este tipo de agua ya utilizada es necesario por muchos motivos, pero los principales son: la salud de la ciudadanía y el cuidado del entorno ambiental. Además en ocasiones también se reutilizará esta agua par otros fines. En el caso en el que no se decidiera tratar este tipo de aguas, esta agua contamianda se vertería directamente a los lagos, ríos o mares y de esa forma se introducirían elementos de contaminación que provocarían importantes daños ecológicos en el entorno ambiental y en la salud pública.

¿Qué pasaría si dejamos vertir agua residual sin tratamiento en los mares o lagos?

Tenemos que tener en cuenta que este tipo de agua sería contaminante, y que por lo tanto podría ocasionar problemas serios al medio ambiente además de causar una gran cantidad de bacterias que pueden causar enfermedades al ser humano, estas pueden ser causadas por todos los virus y bacterias que podemos encontrar en este tipo de aguas contaminadas.

¿Y en la práctica que sucede? ¿Se tratan las aguas residuales?

Datos confirman que al menos el 80 % de las aguas residuales se vierten al medio ambiente sin haber pasado antes un proceso de tratamiento que elimine todas esos problemas en el medio ambiente y la salud pública. El mayor problema radica en los países sudesarrollados, en las que sólo un 8% del agua total que se produce es tratada correctamente. La carencia de las infraestructuras necesarias, la capacidad y la financiación guvernamental hacen que esto sea imposible y por eso se enfrentan a muchos problemas ambientales y relacionados con la salud.

Algunos datos positivos son los provenientes de la organización de las naciones unidas, en los que se afirma que en 2020 se espera reducir a la mitad todo este tipo de vertidos perjudiales sin tratar.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =