El agua y la concentración

Como sabemos, el agua proporciona una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. Si se carece de su consumo también puede repercutirnos en nuestro día a día sin que probablemente nos demos cuenta, y es que la hidratación de forma correcta mejora nuestro rendimiento cognitivo.

¿Cómo afecta esto a nuestra vida? De forma especial para los jóvenes y estudiantes la falta de consumo de agua produce que haya una menor concentración para sus estudios del día a día, además de producir una disminución en la atención que estos deben tener en clases y en exámenes. Por lo tanto, el agua afecta en la intelectualidad. Según investigaciones científicas se puede reducir hasta un 15 % de nuestra concentración. Con esto hay que tener en cuenta que un 15 % puede ser un porcentaje muy alto aunque no lo parezca, ya que a partir del 1% de deshidratación en nuestro cuerpo hace que se produzca un menor rendimiento en el trabajo o estudios. Las consecuencias de una deshidratación pueden ir guiada por dos vías:

1) Agudo: Se produce una reducción del rendimiento mental y físico.

2) Crónico: Puede llegar a crear enfermedades a largo plazo.

Tras conocer estas consecuencias, tanto los profesores como los padres deben de incentivar el consumo constante de agua a lo largo del día, es decir, crear un hábito muy importante para la salud. Esto es especialmente difícil, ya que primero habría que concienciar a los adultos. Muchos profesores no disponen de la concienciación necesaria y muchas veces limitan al alumnado el consumo de agua (por ejemplo no dejar beber agua en clases) lo que además de producir un déficit de atención en sus propias clases proporciona una consecuencia negativa para la salud del alumnado. Los profesores suelen pensar que un niño no necesita tanta cantidad de agua como un adulto, pero esa creencia es totalmente falsa, ya que pácticamente se necesita la misma cantidad de agua en el día a día que los adultos. Es importante luchar por estos tipos de motivos, concienciar a la población es más importante que la imposición a hacer algo, pongamos entre todos un granito de arena.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *