¿Cómo consumiremos agua en el futuro?

A día de hoy el consumo de agua se ha convertido en ”una forma fácil de desperdicio” que es muy habitual en cualquier hogar. Un espeluznante informe de la ONU nos deja ver que en 2030 nuestro planeta tendrá un déficit estimado de un 40%. Dejar el grifo abierto mientras nos lavamos los dientes, dejar que gotee el grifo y estar en la ducha más tiempo del que deberíamos son muchas de las acciones que realizamos a menudo y que causan  más problemas en la escasez de agua de las que creemos. Por ello, las asociaciones que se encargan del agua potable cada vez están intentando recordarnos de forma más contundente el problema que supondría que siguiéramos con este tipo de malgasto, y es que el agua es la sustancia más necesaria para la vida humana. En España la extracción de agua está llegando a su límite, algunas ciudades como Barcelona están sufriendo un alto nivel de sal en sus aguas.

Aunque la solución más fácil y útil sería tener una correcta administración del agua y tener un consumo responsable, ya se está empezando a investigar y a buscar soluciones para esta problemática que nos va a ver afectados en el futuro. Se han empezado a pensar algunas cosas sobre cómo administraremos nuestro mayor recurso en el futuro. Pero…¿cómo se hará? Estas son algunas de las alternativas que se están barajando en la actualidad:

1) Limpieza del agua sucia.

Actualmente están empezando a surgir tecnologías que podrían ayudar a luchar con la crisis del agua. Se ha empezado a barajar la fabricación de botellas con filtros para remover las bacterias y los virus.

2) Cambiar el agua salada por agua dulce.

La desalinización es una de las mejores alternativas que hasta ahora se han planteado, ya que podemos barajar mucha más cantidad de agua salada que de agua dulce. Los contras de este tipo de métodos son que se necesita mucha cantidad de energía barata y falta conseguir que el proceso sea del todo eficiente.

3) La recogida del agua de la lluvia.

El agua de la lluvia tiene ciertas características que hacen que sea utilizable y que se pueda consumir. No siempre el agua que proviene del cielo cae destilada, algunos fenómenos como la contaminación hacen que esta agua pierda la calidad que es necesaria para su consumo. Países como Alemania ya han empezado a utilizar la tecnología necesaria para poder recoger el agua de lluvia.

4) Ooho.

La técnica más revolucionaria ha sido de cambiar la forma en la que bebemos agua, esta forma de consumo es a través de las llamadas ”gotellas”, que sería una botella natural con forma esférica construida con alga y cloruro sódico, ya se utiliza en la cocina en la actualidad, pero podría convertirse en la forma más cotidiana del consumo de agua en el futuro.

 

No sabemos lo que nos deparará el futuro, pero además de buscar alternativas de consumo de agua tenemos que buscar la forma de cambiar nuestra actitud y aprovechar los recursos de forma responsable y pensando en los próximos años.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =