Aguas residuales

¿Qué son las aguas residules y por qué es tan importante su tratamiento?

Muchas veces hemos escuchado hablar de las aguas residuales, pero quizás no le hemos dado la importancia que debamos darle. En primer lugar, ¿qué son?

Son aquellas constituidas por aguas negras o aguas cloacales, se consideran residuales por el hecho de que hayan sido ya utilizadas, estas aguas ya no son consumibles con el usuario directamente, se les llaman negras porque suele ser el color habitual de estas.

Pero…¿por qué es necesario su tratamiento?

Tratar las aguas residuales tiene como objetivo conseguir que mediante diferentes procedimientos físicos, químicos y biotecnológicos, se obtenga un agua con mejores características de calidad, tomando para ello ciertos parámetros normalizados. Por lo tanto, el fin que tiene este tipo de aguas es eliminar los contaminantes físicos, químicos y biológicos que podemos encontrar en el agua resultante que es utilizada por las personas.

Además de aquellas que son conducidas por el alcantarillado también se incluyen a veces el agua de la lluvia y las infiltraciones del agua por los terrenos.

¿Por qué es tan importante el tratamiento de este tipo de aguas?

Tratar este tipo de agua ya utilizada es necesario por muchos motivos, pero los principales son: la salud de la ciudadanía y el cuidado del entorno ambiental. Además en ocasiones también se reutilizará esta agua par otros fines. En el caso en el que no se decidiera tratar este tipo de aguas, esta agua contamianda se vertería directamente a los lagos, ríos o mares y de esa forma se introducirían elementos de contaminación que provocarían importantes daños ecológicos en el entorno ambiental y en la salud pública.

¿Qué pasaría si dejamos vertir agua residual sin tratamiento en los mares o lagos?

Tenemos que tener en cuenta que este tipo de agua sería contaminante, y que por lo tanto podría ocasionar problemas serios al medio ambiente además de causar una gran cantidad de bacterias que pueden causar enfermedades al ser humano, estas pueden ser causadas por todos los virus y bacterias que podemos encontrar en este tipo de aguas contaminadas.

¿Y en la práctica que sucede? ¿Se tratan las aguas residuales?

Datos confirman que al menos el 80 % de las aguas residuales se vierten al medio ambiente sin haber pasado antes un proceso de tratamiento que elimine todas esos problemas en el medio ambiente y la salud pública. El mayor problema radica en los países sudesarrollados, en las que sólo un 8% del agua total que se produce es tratada correctamente. La carencia de las infraestructuras necesarias, la capacidad y la financiación guvernamental hacen que esto sea imposible y por eso se enfrentan a muchos problemas ambientales y relacionados con la salud.

Algunos datos positivos son los provenientes de la organización de las naciones unidas, en los que se afirma que en 2020 se espera reducir a la mitad todo este tipo de vertidos perjudiales sin tratar.

 

 

 

beneficios del agua del mar

¿Cuáles son los beneficios del agua del mar?

Siempre hemos escuchado que el agua del mar nos trae innumerables beneficios para la salud, pero hoy os informamos para qué funciona exactamente y las principales ventajas que tiene para algunas enfermedades.

beneficios del agua del mar

El agua marina nos favorece tanto de manera externa como interna. Esto se debe a los componentes que tiene, en los que podemos encontrar zinc, potasio yodo y oligoelementos entre otros.

Ya sabemos de qué se compone, pero…¿qué hace exactamente?

La capacidad que tiene el agua del mar como propiedad antibiótica hace que cuando nuestro cuerpo se exponga a esta tenga una mayor capacidad de cicatrización, proporcionando también, una gran mejora en los casos de acné. Gracias a los minerales de los que se compone podemos conseguir que nuestra piel se mantenga completamente nutrida y que así goce de un mayor aspecto y una mayor elasticidad.

Además de propiedad antibiótica, el agua también tiene una propiedad que ayuda a los problemas respiratorios. La respiración proveniente de la pulverización de las olas del mar mejora enormemente la salud de nuestro sistema respiratorio.

El agua del mar  produce una disminución del estrés y la ansiedad por su capacidad relajante para el organismo, siendo utilizado como remedio natural de la talasoterapia.

En la artrosis y los dolores también podemos ver beneficios, y es que las sales y minerales del agua del mar funcionan como un efectivo remedio natural y por ello se recomienda tomar baños de sales diariamente.

Los componentes del mar favorecen la circulación, sumergirnos hasta el cuello en el agua hace que se produzca un alivio de los problemas de piernas pesadas, varices, compresión etc.

Respecto al tema físico, el agua marina también ayuda, se produce una pérdida de grasas extra, sin olvidarnos de hacer ejercicio de por sí cada día.

Estos son tan sólo algunos de los beneficios que se pueden conseguir, por lo que…¡tenemos que aprovechar nuestros mejores recursos al máximo!

 

plástico

LO QUE TODAVÍA NO SABEMOS DEL PLÁSTICO

Ya hemos hablado muchas veces del lado perjudicial del plástico, pero quizás no sabemos unos datos más concretos que nos hacen plantearnos lo peligroso que puede llegar a ser para el medio ambiente y si debemos seguir utilizándolo. Ciertos titulares nos hacen plantearnos si utilizar esta sustancia puede ser rentable si de verdad está destruyendo más que creando.

Cada año se produce una gran cantidad de plástico, aproximadamente 320 millones de toneladas lo que obliga a su degradación y a tener que eliminarlo, por lo que el mar aquí sale perjudicado.

Pero además de este problema…¿sabemos realmente de que está compuesto el plástico? Aunque no lo sepamos detrás de este material hay más de 600 aditivos que desconocemos y que muchos científicos nos confirman que pueden generar problemas en nuestra salud. Botellas, fiambreras, envasado de alimentos, productos infantiles… el plástico lo podemos encontrar en cualquier producto que obtengamos de cualquier supermercado. ¿Cuál es el componente más perjudicial que podemos encontrar en este material? La respuesta es el bisfenol A. En varios países este componente ha sido prohibido por como este puede perjudicar la salud, en España muchos productos cotidianos como productos de limpieza, latas de conservas y muchos más pueden contener esta sustancia.

Pero además de consumir este producto mediante los alimentos o el agua, ¿de qué forma podemos también cosumirlo? La respuesta es a través del aire, y es que en los lugares donde se fabrica este componente la presencia de enfermedades es aún mayor.

¿Podemos hacer algo para luchar contra el consumo del plástico?

Es importante que cada vez estemos más mentalizados con los materiales que se utilizan en la industria, aunque cada vez son más las empresas que deciden sustituir el plástico por otro material este sigue siendo el más utilizado, y es que todavía no somos conscientes de casos como el de una bolsa de plástico, de la que subestimamos el daño que puede causar. ”Una bolsa de plástico se fabrica en un segundo, se utiliza aproximadamente durante 20 minutos y tarda en degradarse de 100 a 400 años”.

Los consumidores no estamos expuestos a la receta química que da lugar al plástico. Pero si las empresas lo siguen comercializando y nosotros nos hemos acostumbrado a utilizarlo en productos cotidianos, ¿cómo afrontamos esta lucha? Mucha gente ya está adaptándose a la vida sin plástico, pero… ¿podremos hacerlo todos?