EL AGUA EN EL CANAL HORECA

Si tienes un negocio relacionado con el canal horeca, es decir, orientado a la gastronomía, debes saber cuál es la legislación actual respecto al agua, además de cuáles son los beneficios de ofrecer un agua ya filtrada a los clientes que visiten tu negocio.

En primer lugar…¿Qué queremos decir con agua filtrada?

Es aquella que se somete a un tratamiento en el que se eliminan del agua todas las sustancias perjudiales para la salud y la deja completamente limpia y la convierte en beneficiosa para la salud, eliminando sustancias que provienen del agua del grifo como son el cloro o los microplásticos. Proviene del suministro público o de nuestra pertencia y a través de un proceso de filtración se superan los criterios que se nos impone mediante la sanidad para poder consumirla y beber así agua de calidad.

¿Cómo se filtra esa agua?

El agua se filtra directamente desde el establecimiento, evitando así cualquier tipo de molestias que puedan producirse de desplazamiento o gestión. El agua deberá consumirse en el mismo momento por norma general. Se utiliza la maquinaria adecuada que nos proporciona esa calidad de la que carecemos en el agua convencional. Se precisará una pequeña maquinaria para esa filtración, esta no produce necesidad de mucho espacio ya que es pequeña y adaptable.

Pero además de por temás legislativos…¿por qué es importante ofrecer agua filtrada a nuestros clientes?

Se puede conseguir un ahorro significativo.

La compra a distribuidores de agua embotellada en muchos casos puede ser una pérdida de eficiencia económica en nuestro negocio. El agua que obtenemos propia o del suministro público filtrada en muchos casos es de mayor calidad que la embotellada, de hecho, muchas aguas embotelladas son agua del día a día filtrada mediante ósmosis. Además el agua obtenida por nosotros mismos es más barata que la que compramos embotellada a nuestros distribuidores. Siempre podemos ofrecer un agua en jarra y de mayor calidad en nuestro restaurante.

La imagen de nuestra empresa, algo a tener muy en cuenta en los tiempos que corren.

La imagen que proporciona una empresa se transmite mediante el boca a boca hoy en día. Los pequeños detalles son los que realmente marcan la diferencia a la hora de valorar un establecimiento. Hoy en día cualquier servicio de hostelería está expuesto a ser comentado en redes sociales o en aplicaciones como TripAdvisor. Por ello, tener un agua filtrada y poder ofrecerla a los clientes es una forma de diferenciarnos, proporcionando así nuestro recurso esencial para la vida, el agua, creando valores como un mundo más sostenible.

En Aquapurif disponemos de todos los productos necesarios para tener de una maquinaria de calidad que realice un correcto filtrado, si necesitas más información o tan sólo quieres estudiar un presupuesto sin compromiso sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros. Haz click en la siguiente imagen para más información:

 

 

LO QUE CREEMOS SOBRE EL CONSUMO DE AGUA

Son muchas las teorías que se nos plantean sobre el agua. Cada día nos hacemos preguntas sobre rumores que escuchamos o vemos aisladamente por Internet o por nuestros familiares. ¿el agua adelgaza? ¿modifica la digestión? ¿retenemos más líquidos? ¿es perjudicial tomar agua mientras comemos?

Cada una de estas preguntas tiene su respuesta, y es que no siempre es tan radical como lo que solemos escuchar, el agua siempre es saludable, es la sustancia más importante para la supervivenvia del ser humano y a la vez uno de los que más se malgasta.

El agua en general no adelgaza.

El agua, aunque sea una sustancia sin ningún tipo de calorías no hace que adelgacemos. El adelgazamiento ocurre debido a que nuestro estómago queda saciado si tomamos agua antes de comer, provando una disminución en nuestro apetito y como consecuencia, haciendo que comamos menos y tomemos una menor cantidad de calorías.

Bebiendo agua retenemos más líquido, el mayor error.

Esto es completamente falso, y es que ocurre todo lo contrario, lo que podemos llamar efecto rebote. ¿qué queremos decir con esto? Sin ingerimos poca agua o dejamos de consumir debido a que no queremos retener líquido, lo que ocurre es que el cuerpo activa el modo de autodefensa que hace que se liberen más líquidos y como consecuencia se retengan, por lo tanto, para no retener líquidos tenemos que hacer todo lo contrario, beber más cantidad de agua.

Comer con agua es perjudicial para nuestro organismo.

Otro gran mito que conocemos es el de que si consumimos agua a la vez que estamos comiento influye negativamente en nuestros jugos gástricos y con lo cual perjudica nuestra digestión.  Aunque tiene parte de razón no se puede afirmar que sea perjudicial para nuestro organimo, es decir, aunque si sea cierto que beber agua mientras comemos influye de una forma u otra a los jugos gástricos no hace que influya de forma negativa en la disgestión. De hecho, es recomendable añadir a nuestra dieta alimentos que tengan un contenido elevado de agua para así mantenernos también hidratados en la comida (ver listado de los alimentos que más agua contienen). Siempre será mejor comer con agua que con otro tipo de sustancias como refrescos o cerveza que producen el efecto contrario, provocan más sed. Además también tenemos que tener en cuenta que muchos de nuestros organos vitales necesitan el agua para su supervivencia, y el estómago también es uno de ellos.

Entonces, ¿cuál es la conclusión? Podemos consumir perfectamente agua durante la comida, pero siempre de forma pausada y relajada para que no haya síntomas perjudiciales. El consumo de agua es siempre recomendable, ya que es una sustancia vital para el organismo, éste está formado por alrededor de un 70% de agua y jamás podemos dejar de consumirla.