Es posible abastecer de agua potable a una población haciendo uso exclusivo de la energía solar

En el marco de la cooperación española – tunecina, en octubre del año 2004 dieron comienzo los trabajos necesarios para la realización, por parte del Instituto Tecnológico deCanariasITC, de un proyecto para el suministro de agua potable al pueblo de Ksar Ghilène, en Túnez.

Se cumplen 10 años de operación de la desaladora accionada exclusivamente con energía solar fotovoltaica instalada por el ITC en Túnez

Ksar Ghilène es un pueblo aislado que se encuentra en pleno desierto del Sahara, al sur de Túnez. Con 300 habitantes y unos recursos económicos basados, principalmente, en la agricultura, la ganadería y el turismo, Ksar Ghilène no disponía de abastecimiento de agua potable. Para ello, se recurría semanalmente a camiones cisterna que traían el agua desde un pozo situado a unos 60 km de distancia. Tampoco disponía de red eléctrica, estando la más cercana a 150 km del pueblo.

Imagen 1. Vista general de Ksar Ghilène

Los financiadores y socios de este proyecto fueron la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), la Agencia Nacional de Gestión de la Energía de Túnez (ANME), el Comisariado Regional de Desarrollo Agrícola de Kébili (CRDA) y el Gobierno de Canarias a través de la Dirección General de Relaciones con África y el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

Con el citado proyecto, se llevó a cabo el diseño, instalación y puesta en marcha de un sistema de desalación autónomo accionado con energía solar fotovoltaica, el cual sigue en correcto funcionamiento más de diez años después.

El agua a desalar es salobre, procedente de un pozo artesiano situado en un oasis cercano. Ésta es conducida por gravedad al interior del edificio que alberga la desaladora. Tras la etapa de pretratamiento del agua salobre, ésta es presurizada y enviada al módulo de ósmosis inversa con una producción de 2100 litros a la hora. El agua producto desalada se lleva a un post-tratamiento con hidróxido sódico, para la regulación del pH, y con hipoclorito sódico para la preservación de su calidad microbiológica. El agua producida (120 mg/l) es elevada a un depósito exterior de 25 m3 de capacidad, desde el cual es distribuida por gravedad a las distintas fuentes públicas ubicadas en el pueblo.

En cuanto al sistema de suministro eléctrico de la instalación, ésta se compone de 7 generadores solares fotovoltaicos en paralelo, proporcionando 10,5 kW de potencia máxima. Para garantizar la producción de agua potable los días con baja o nula radiación solar, existe un almacenamiento de energía optimizado en baterías.

Imagen 2. Panorámica de la instalación del proyecto

El consumo específico de energía del conjunto de la instalación al inicio del proyecto se encontraba en 2,0 kWh/m3, estando en la actualidad en 2,5 kWh/m3. Se ha realizado un cambio de membranas al octavo año y no ha sido necesario realizar el cambio de baterías ya que, pese a la pérdida de eficiencia en el proceso, aún no es significativamente importante.

El conjunto del diseño de la instalación está basado en la patente internacional del ITC, llamado DESSOL®, cuyo objetivo es la operación de una desaladora por ósmosis inversa exclusivamente con la energía del sol y haciendo uso de baterías. Para la optimización de la producción de agua potable en función de la cantidad de radiación solar existente, es clave disponer de un sistema de control que optimice la relación entre energía captada y energía consumida. Este sistema de control asegura que la carga de las baterías se encuentre siempre por encima de su capacidad mínima, maximizando así las horas de funcionamiento de la planta y la vida del almacenamiento de energía.

La instalación se convierte en un referente internacional al ser la más longeva de África para el abastecimiento de agua potable a una población haciendo uso exclusivo de energías renovables

Histórico de producción

En junio de 2006 dio comienzo la producción de agua potable y su distribución a la población a través de las fuentes existentes para ello en el pueblo. Desde entonces, el sistema se encuentra en funcionamiento, habiéndose producido en estos 10 años más de 20 millones de litros de agua potable durante más de 11000 horas de operación.

La tabla siguiente muestra, a modo de ejemplo, los valores de operación más destacados de algunos años de operación de la instalación.

Tabla 1. Resumen de los datos de operación de la instalación (junio 2006 – mayo 2016)

Se aprecia un aumento en el tiempo de operación anual de la planta, lo cual se traduce en un aumento de la producción de agua potable, motivado por el incremento de la demanda por persona, de la población censada y ganado existente en la zona. La demanda de la población ha variado de los 15 a los 20 litros diarios en estos últimos años.

En la siguiente gráfica, se muestran los días de operación mensuales de la planta según los distintos años.

Gráfica 1. Número de días de operación de la planta según meses y años

En la misma se observa que, independientemente de los años, el número de días que se pone en marcha la instalación oscila principalmente entre los 15 y los 25 días al mes, siendo la media de 20 días. Hay un mínimo de 11 días en febrero de 2011, asociado a paradas obligatorias por falta de productos químicos en la planta, y un máximo de 25 días de operación en agosto de 2010.

Gráfica 2. Horas de operación de la planta según meses y años

Por último, se representa a continuación la producción mensual de agua potable de la instalación. Se observa que ésta varía entre los 25 y los 275 m3/mes, siendo la media de 150 m3/mes. El valor mínimo, de 33 m3/mes, lo tenemos en febrero de 2010, debido a la falta de agua de alimentación necesaria para ser desalada, mientras que el máximo, de 282 m3/mes, lo encontramos en marzo de 2016.

Gráfica 3. Datos de producción de agua potable de la planta según meses y años

Presente y futuro de la instalación

La instalación está diseñada para garantizar el abastecimiento de agua en el caso de un posible aumento de la demanda, ya sea por parte de la población (aumento del número de usuarios y/o de la dotación por habitante) o por el aumento de las cabezas de ganado de la zona. Para ello, únicamente es necesario aumentar el número de horas de operación diarias y/o los días en los que ésta se pone en marcha, estando la instalación diseñada para producir exclusivamente con energía solar hasta 15 m3/día.

Durante estos más de diez años de operación, no se han registrado averías importantes que pusieran en riesgo la planta. Los fallos detectados han sido los habituales en este tipo de instalación: fallos en sensores, pequeñas fugas, rotura de fusibles, problemas en bombas, aparamenta eléctrica, etc. Las tareas de mantenimiento han incluido cambios de los filtros de cartuchos, cambios de carbón activo y arena, cambio de las membranas de ósmosis inversa, etc. Por otro lado, y debido al aislado de la instalación, hay que destacar paradas puntuales de la instalación debido a la falta de suministro de químicos para el pretratamiento y el post-tratamiento. En estos casos, ha sido vital disponer de agua desalada acumulada en el depósito de distribución.

Imagen 3. Fuente para distribución de agua potable

Señalar que la instalación cuenta actualmente con dos operarios locales a turnos y con el apoyo de una empresa de la provincia para el suministro de reactivos y consumibles, así como para los trabajos de mantenimiento y/o reparación más especializados que requieran personal altamente cualificado.

Conclusiones

En base a todo lo anterior, podemos afirmar que el sistema instalado, tras 10 años de operación ininterrumpida, es un ejemplo, al tiempo que una realidad, de solución sostenible al abastecimiento autónomo de agua potable en zonas aisladas con posibilidad de acceso a fuentes de agua salada o salobre.

Con el proyecto, el suministro continuo in situ de agua potable cubre una necesidad básica de la población, mejorando considerablemente sus condiciones de vida. La disponibilidad de agua ha permitido consolidar las actividades agrícolas, ganaderas y turísticas, altamente dependientes del recurso “agua” y que representan el sustento de la mayoría de sus habitantes, asegurando así el desarrollo económico y el crecimiento de la población de Ksar Ghilène, repercutiendo directamente en su desarrollo social y disminuyendo el éxodo rural hacia otras zonas con más recursos.

La escasez de agua potable se está convirtiendo actualmente en un problema cada vez más relevante en ciertas regiones del planeta, a la vez que se espera que pueda agravarse debido a los efectos del cambio climático y al aumento de la población. Por lo tanto, esta experiencia, 100 % renovable, replicable y escalable, constituye sin duda una referencia internacional. Su alto nivel de innovación y su contribución al uso racional de recursos, tanto hídricos como energéticos, aporta una respuesta al compromiso de la sostenibilidad, al tiempo que se confirma como una alternativa viable para determinadas regiones del planeta, permitiendo la supervivencia y avance de los pueblos en territorios diseminados y con escasos recursos.

Claves del éxito

Gran parte del éxito cosechado en la ejecución de este proyecto, se debe a la gran implicación y colaboración de la contraparte local, tanto a nivel institucional como del personal técnico que se encuentra a pie de planta, el cual ha sido formado ampliamente en las tareas de operación y mantenimiento de la instalación. Incluso a día de hoy, se mantiene con ellos una comunicación periódica, directa y fluida en aras de que la instalación continúe con su correcto funcionamiento por muchos años más.

Imagen 4. Instantánea de una de las jornadas de formación organizadas en la propia instalación

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/baltasar-penate-suarez/es-posible-abastecer-agua-potable-poblacion-haciendo-uso-exclusivo

Monistrol de Montserrat prohíbe el consumo de agua por contaminación

Los resultados de los primeros análisis llevados a cabo en Monistrol de Montserrat (Bages) indican que el agua del municipio está contaminada por algún tipo de hidrocarburo y, por tanto, no es apta para el consumo de boca. Por este motivo, el consistorio, que hasta ahora recomendaba no consumir agua del grifo, ha hecho un paso hacia adelante y ha decididoprohibir a los vecinos beber esta agua o usarla para cocinar o cepillarse los dientes. Por el momento no se sabe cuánto durará la prohibición, ya que se tiene que analizar diariamente si bajan los niveles de concentración de hidrocarburos que se han detectado.

Las alarmas se dispararon el domingo después de que los vecinos detectaran un olor y gusto de gasoil en el agua del grifo. El Ayuntamiento ha incrementado los camiones cisterna que reparten agua potable y, a partir de este miércoles, habrá dos durante todo el día instalados en diferentes puntos del municipio.

Algunos de los vecinos que se han acercado este miércoles a recoger agua en el camión cisterna instalado en la Plaça de la Font Gran lamentaban las incomodidades que supone no poder usar el agua del grifo. La Magdalena Matías relataba que no pueden ni cepillarse los dientes y que cada día tienen que bajar a la plaza a recoger agua potable. Por su lado, la Filo Claret se mostraba resignada y apuntaba que “se trata de un accidente y, como muchas otras cosas, pueden pasar”. Además, considera que “el Ayuntamiento se ha preocupado en dar servicio de agua y que no falte de nada”.

Pendientes de los resultados de los análisis

Según ha explicado el alcalde de Monistrol de Montserrat, Joan Miquel, los análisis que se vayan haciendo diariamente serán los que determinarán si el agua ya es potable para el uso de boca o no. De hecho, el alcalde ha explicado que “los análisis del martes ya son mejores que los del lunes” y, por eso, se muestra esperanzado de que la situación se pueda resolver en los próximos días.

Sobre las causas que habrían ocasionado la contaminación del acuífero, Miquel ha relatado que hasta ahora trabajaban con la hipótesis de que el origen podría ser una fuga que hubo el miércoles pasado en una caldera de gasoil del municipio. Con todo, el alcalde ha relatado que los técnicos “no ven claro que este haya sido el motivo y, por eso, se continua trabajando para averiguar el origen de la contaminación”.

Noticia extraída de: http://www.lavanguardia.com/local/bages/20160921/41471340070/monistrol-de-montserrat-prohibe-consumo-agua-contaminacion.html

Posible contaminación del agua en Monistrol de Montserrat

La empresa que gestiona el agua que llega a las casas de Monistrol de Montserrat, Sorea, ha confirmado que el derrame de hidrocarburos que podría haber contaminado el agua del municipio es alieno a la operatividad de la compañía. Las causas del derrame todavía se desconocen y desde los Mossos d’Esquadra se está investigando el caso. Los vecinos notaron los últimos días un gusto y un olor en el agua, por lo que la empresa suministradora ha procedido a hacer los análisis correspondientes. Ayer por la mañana se recogieron muestras en tres puntos diferentes para determinar la presencia de hidrocarburos en el agua, y se esperan los resultados para este martes. La recogida de muestras se irá repitiendo periódicamente hasta que los niveles sean normales.

Sorea se ha hecho cargo del coste de una cisterna de agua para aprovisionar a la población hasta que se normalice el servicio. Según ha explicado la empresa, debido a la orografía del terreno, se ha optado por esta solución por la imposibilidad de hacer llegar el agua de la cuba al depósito central desde donde se distribuye habitualmente.

El consumo medio de los habitantes de Monistrol de Montserrat se sitúa entre los 500 y los 600 metros cúbicos diarios. Pero el acceso al depósito de agua solo permite la llegada a un camión una capacidad de 30 metros cúbicos que tardaría en llegar al lugar casi una hora. Es por ello que la compañía ha optado por continuar ofreciendo el servicio a los vecinos a través de un camión cisterna procedente de Manlleu (Osona). Hasta que se resuelva la problemática, este camión se irá desplazando por el municipio cada día para que los habitantes llenen garrafas y bidones con agua que pueden usar para beber y cocinar. La restricción, que empezó este domingo, es solo en el consumo de agua y se puede usar para la ducha.

En muchas ocasiones, los municipios no se abastecen solo de una única fuente. Si se da un caso de posible contaminación, esto permite cerrar una de las vías de aprovisionamiento y aumentar el consumo que se hace para las fuentes alternativas. Sin embargo, este no es el caso de Monistrol de Montserrat, que solo dispone del acuífero de la Font Gran.

Noticia extraída de: http://www.lavanguardia.com/local/bages/20160919/41424295387/contaminacion-agua-monistrol-de-montserrat.html

La crisis del agua en Flint, una llamada a los ciudadanos

Los eventos climáticos extremos, las inundaciones y sequías severas han puesto el agua en el centro de la atención los últimos años. La posibilidad de una escasez mundial de agua ya fue clasificada un riesgo global prioritario en el Foro Económico Mundial de Davos de 2015 y formó parte de la primera encíclica del Papa Francisco, en la que el Pontífice pidió a los Gobiernos mejorar el acceso a un agua potable segura y limpia. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Agua

Hay que tener en cuenta que cuando un servicio público informa que el agua del grifo está libre de contaminantes ello sólo significa que hay niveles bajos o indetectables de un pequeño número de productos químicos y de agentes patógenos. En EEUU la Agencia de protección ambiental (EPA), que fija los estándares del agua potable segura, genera una lista de los contaminantes que no deben estar presentes en los servicios públicos de agua potable de manera significativa.

Se trata de unos 90 elementos, una pequeña fracción frente a casi 100.000 contaminantes potenciales. Es muy difícil controlarlos todos, así que la Administración se fija en las sustancias peligrosas para la salud que se pueden eliminar de una forma fácil y eficiente. Ahora bien, mientras que detectar su presencia es actualmente posible con mucha mayor precisión gracias a la innovación en instrumentos, hasta en partes por millón y billón, determinar el impacto en la salud es algo mucho más arduo, pues un estudio epidemiológico puede llevar de cinco a diez años en verificar los efectos sobre la salud humana.

Además, especificar la posibilidad de una reducción significativa del riesgo a un coste asequible es también difícil. Cuando la Organización Mundial de la Salud bajó los niveles aceptables de arsénico en agua de 50 partes por mil millones para diez partes por mil millones, con un coste considerable, el análisis coste-beneficio demostró que adoptar el nivel más seguro habría evitado diez muertes en EEUU.

Sistemas de purificación

El caso es que la demanda en todo el mundo de sistemas de purificación de agua puede crecer al 11,6% anualmente hasta llegar a los 16.000 millones de dólares para 2019, según estudios de mercado de Freedonia, especialmente donde los sistemas públicos no se consideran fiables. Los desafíos son grandes, sin embargo. Muchos Gobiernos estatales y locales se enfrentan a la urgente tarea de tener que actualizar tuberías de cien o más años de antigüedad en constante necesidad de reparación. La OCDE estima que se precisarán 3,6 billones de dólares de inversión para tal fin hasta 2030 en todo el mundo.

Más recientemente, un escándalo de contaminación de agua en la ciudad de 100.000 habitantes de Flint, Michigan, en EEUU, ha aumentado la conciencia pública sobre el precario estado de algunos servicios públicos relacionados con el agua. Esta se contaminó con plomo por el cambio en el origen de la misma al río local de Detroit, para reducir costes. Pero el agua del río disolvió la capa protectora interior de los tubos de transporte, contaminando el agua y envenenando a los residentes. Trece meses después de que se identificara el problema el agua de Flint todavía es peligrosa para beber. Además no hay ninguna solución rápida para actualizar la infraestructura de agua y remediar el impacto en la salud de esos ciudadanos, con efectos tóxicos previsiblemente durante mucho tiempo.

La triste realidad es que la crisis podría haberse evitado muy fácilmente -el uso de un agente químico hubiera mantenido el plomo alejado de las casas por sólo poco más de 100 dólares al día-. En cualquier caso muchos creen que la falta de comunicación entre las agencias gubernamentales y una débil supervisión dio lugar a malas decisiones y en última instancia causó la crisis en Flint.

Además, esto puede ocurrir en otros lugares. Este año ya se detectaron altos niveles de plomo y cobre en el agua corriente de Sebring, en Ohio, y los reguladores estatales han pedido la investigación criminal del gestor de la planta de la ciudad. Así que Flint puede ser el catalizador para una mejora en la gestión y gobernanza de los servicios públicos del agua.

Gestión profesional

El caso ha proporcionado a los municipios la oportunidad de reconocer que la infraestructura del agua es un sistema complejo que requiere de una gestión profesional. En poblaciones como Flint, donde la demanda de agua ha caído junto con la población hay un desafío adicional, pues los menores ingresos del servicio de agua bajan, aunque los costes operativos de la infraestructura siguen siendo en su mayoría fijos. Así que los presupuestos tienen que recortarse y las tasas del agua aumentar. En este punto las empresas privadas pueden desempeñar un papel dados sus amplios conocimientos técnicos y de gestión.

De todas formas, esta crisis en Flint, como las sequías de California, hace entender a la gente que puede adoptar un papel para garantizar un agua de calidad y reducir el consumo. En lugar de depender de los Gobiernos o Administraciones, las personas cada vez más se dan cuenta que necesitan arremangarse, hasta el punto que ya se trata de parte de una tendencia mundial por la que la responsabilidad del bienestar de la sociedad pasa de los Gobiernos a las personas. Los ciudadanos no podemos confiar en Gobiernos con dificultades para financiarse y cada vez es mayor la presión para asumir personalmente el cuidado de la salud o el ahorro para la jubilación. La lista ya incluye el agua potable. En el futuro es previsible que haya suministro de agua de diferentes calidades para distintos usos, según lo que el ciudadano decida que necesita. Así, aunque el papel del Gobierno seguirá siendo garantizar el acceso al agua, cada comunidad o familia adaptará la calidad de la misma a sus necesidades particulares -ya sea para cocinar, inodoros, regar jardines o lavar coches-. Se trata de que los ciudadanos sean conscientes de que un cierto nivel de calidad del agua conlleva costes asociados. Debe quedar claro ese nivel de servicio y quién lo paga. Si la gente necesita un estándar de oro para el agua potable, deberán pagarlo.

Hans Peter Portner, gestor de Pictet Water, con la colaboración del consejo asesor del fondo

Noticia extraída de: http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/agua-medioambiente/noticias/7828748/09/16/La-crisis-del-agua-en-Flint-una-llamada-a-los-ciudadanos.html

Una fuga de contaminantes tiñe de rojo un río ruso

La empresa rusa Norilsk Nickel ha afirmado que una fuga sufrida en sus instalaciones la semana pasada es la responsable de que el río Daldykan haya quedado teñido de un intenso color rojo.

En su comunicado, ha detallado que la fuga fue provocada por “unas intensas lluvias” que provocaron que “uno de los diques (de sus instalaciones) se viera desbordado“, yendo a parar los materiales al río.

El color temporal del río se debe a sales de hierro, y no supone un peligro para la gente o la fauna del río”, ha dicho, asegurando que ha llevado a cabo las acciones necesarias para eliminar los efectos de la fuga.

El Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente ya había anunciado una investigación en torno a lo ocurrido, adelantando que la causa podría haber sido “un agente químico no identificado”.

Norilsk cuenta con enormes depósitos de níquel, cobre y paladio, y es una región con una alta tasa de contaminación debido a las tareas de extracción.

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/noticias/rusia/ep/16/09/13/fuga-contaminantes-tine-rojo-rio-ruso

Los vecinos de Venta Quemada llevan ocho meses sin agua potable

En el anejo de Venta Quemada en Cúllar llevan ocho meses sin poder beber agua del grifo ni usarla para cocinar. Según explican desde el Ayuntamiento de Cúllar a las personas residentes, las analíticas mostraron que un herbicida llamado Terbutilazina contaminó el pozo de abastecimiento de esta población en febrero de este año y en los últimos muestreos de agua, si bien el herbicida ha descendido a niveles aceptados por la legislación, los elevados valores de nitratos no permiten aún declarar el agua como potable.

Una vecina de este añejo, Amaranta García, ha denunciado públicamente la situación de sus convecinos unos 90 durante el año, población que se multiplica durante el verano. Amaranta García sabe de lo que habla pues es licenciada en Ciencias Ambientales y doctora en Ciencias Biológicas y comenta que a los vecinos se les ha informado escuetamente del peligro para la salud de esta sustancia, pero sin detallar que se acumula en los órganos grasos del cuerpo, que puede producir diarreas o alergias, ni que se considera un disruptor endocrino, es decir, puede provocar alteraciones hormonales graves.

“Tampoco se le ha explicado que los nitratos, que pueden provenir de la contaminación del agua por residuos de ganado o por abuso de fertilizantes, se pueden metabolizar a nitritos en el cuerpo humano, pudiendo producir enfermedades como la metahemoglobinemia, muy peligrosa en menores de edad. También pueden transformarse en nitrosaminas, demostrados agentes cancerígenos”, señala García.
No es la primera vez que esto tipo de contaminación del agua potable se da en Andalucía, episodios de contaminación por Terbutilazina, o su predecesor, actualmente retirado, la Simazina, se han producido en muchas ocasiones en nuestra Comunidad Autónoma, así los embalses de Peñaflor (Sevilla), el Chanza (Huelva) el Dañador o el Guadalmena (ambos en Jaén), siendo el caso más conocido la contaminación del pantano de Iznájar (Córdoba) en 2005, que afectó al suministro de agua potable de más de 250.000 personas durante cinco días. Para eliminar la contaminación se instaló una tolva de dosificación de carbón activo para retirar el herbicida disuelto en el pantano, lo que demuestra, por otra parte, que en muy poco tiempo es posible descontaminar una gran masa de agua, refiere Amaranta.

“A raíz de este sonado episodio, por decisión del gobierno central, se prohibió durante un año la utilización de este producto, supuestamente hasta que la Comisión de Evaluación de Productos Fitosanitarios emitiera un informe y resolviera las medidas a adoptar. Si tales medidas se han aplicado consistentemente lo desconocemos, pero en cualquier caso no han resultado en absoluto efectivas, pues se siguen repitiendo sucesos similares.”

Personas llenando agua en la fuente para dar de beber a los animales
Personas llenando agua en la fuente para dar de beber a los animales / J. U.
Esta vecina indica que en el caso de Venta Quemada “no se conoce el foco de contaminación, ni se ha investigado, ni se están buscando medidas para evitar que vuelva ocurrir; sólo se está pensando en cómo solucionar el problema a posteriori. Además esa solución se está demorando de forma inaceptable, no se sabe si por negligencia de una administración u otra, pero mientras dirimen han transcurrido ya varios meses. Por otra parte, la solución de abastecimiento implementada tampoco es acertada desde un punto de vista medioambiental ni económico.”

Amaranta considera que el problema de salud pública de este núcleo rural no está siendo considerado en su justa dimensión, ni se está comprendiendo suficientemente la gravedad del hecho de que está comprometido algo tan básico como es el acceso a agua y alimentos sin venenos. “Es un hecho que el empleo masivo de insumos químicos en nuestros campos está amenazando la salud de las personas y los ecosistemas. Frente a este abuso, consentido por las administraciones competentes, sin que se haya sabido promover alternativas, la población está desprotegida”.

El alcalde de Cúllar, Alonso Segura ha indicado a Ideal que históricamente este pozo de abastecimiento a venta Quemada ha dado problemas de contaminación. Actualmente los índices han bajado pero Sanidad sigue indicando que el agua no es apta para el consumo humano ni se puede usar para cocinar. Periódicamente el ayuntamiento manda pallet con botellas de agua que son repartidas por el alcalde pedáneo. No obstante la solución que el ayuntamiento tiene previsto adoptar es la instalación de filtros de carbono para lo que es necesario una inversión de 25.000 euros. Alonso Segura, manifiesta que el Ayuntamiento ha presentado tres proyectos a la Diputación de Granada, dentro del Programa de Inversiones Financieramente Sostenibles, por un montante total de 68.000 euros. Si logra que se aprueben los tres proyectos presentados, también se van a instalar sistemas de radio control en los distintos depósitos del término municipal y mejorar la captación de agua de Venta Quemada que también abastece a Pulpite y cuyo sobrante llega a Cúllar.

El alcalde de Cúllar también se ha reunido con la diputada provincial, responsable del ciclo integral de agua, para abordar los problemas que hay en el municipio cullarense relacionas con el agua potable.

Por si parte el alcalde pedáneo de Venta Quemada, Domingo Torres, ha manifestado que los vecinos están cabreados porque son ya muchos meses, sin poder utilizar el agua del grifo. “ Sobre todo las mujeres, son las que más enfadadas están, porque a veces se equivocan y poner agua del grifo para guisar la comida y cuando se dan cuenta, tienen que tirarla y volver a empezar: Yo sé que el Ayuntamiento está sobre el problema, pero va pasando el tiempo y no llega la solución”, sostiene el alcalde pedáneo de Venta Quemada.

Noticia extraída de: http://baza.ideal.es/comarca/noticias/201609/14/vecinos-venta-quemada-llevan-20160914122054.html

¿Será el FUTURO del agua en las grandes ciudades un plagio del pasado?

Las ciudades representan un papel protagonista en el desarrollo económico mundial, aportando más del 80 % del producto mundial bruto (PMB). No en vano en solo 600 conurbaciones que acogen al 20% de la población del mundo, se produce el 60% del PMB. La gran ciudad es un motor económico, genera empleo, concentra servicios y ofrece soluciones diversificadas y baratas para el ocio de sus habitantes. Pero necesita agua para construirse, crecer, desarrollarse, mantenerse lozana y bella, reformarse y reinventarse. Para todo.
Las ventajas evidentes de la urbanización son muy atractivas para el común de los mortales y de las grandes empresas, para el comercio y para el turismo. Por eso, todos ellos acuden a las ciudades como las moscas a la miel. Pero tienen su lado oscuro: la impermeabilización severa del territorio, la inadecuada gestión de las infraestructuras hidráulicas del drenaje de la lluvia, del agua potable y de la residual y el deficiente manejo de los residuos sólidos, llevan inexorablemente a la inundación, a la escasez de agua y a su contaminación, lo que supone afecciones a la salud y enormes costes de rehabilitación que noquean y anulan la capacidad de resiliencia de las grandes urbes. Por eso estamos cansados de oír que el coste de la inacción es muy alto, tan alto como el crecimiento de la población mundial. Hay que emplear  por lo tanto en cada escenario la estrategia más adecuada, ya que no es lo mismo una ciudad carente de servicios básicos de agua, o una ciudad sin soluciones de saneamiento, que una ciudad que trata el agua con eficiencia y capacidad de adaptación al entorno natural o una ciudad inteligente respecto a la gestión del agua. En el primer caso, se requiere actuar mediante una planificación a largo plazo, definiendo una agenda urbana ágil y coherente que maximice los beneficios comunes de la adaptación y minimice los costes. Aquí entran de lleno en funcionamiento herramientas como las áreas metropolitanas que mejoran la gobernanza y aceleran la transición desde la nada a ciudades hídricamente inteligentes. El sector del agua, tan consolidado en el primer mundo, puede jugar un papel importantísimo en el segundo y en el tercero, aunque necesita previamente reenfocarse de una manera radical y alejarse de presiones políticas y tentaciones de corrupción.

Evolución de la población mundial

La prognosis aceptada comúnmente sobre la evolución de la población mundial nos informa de un aumento de mil millones de personas para el 2030, año en que nuestro planeta tendrá 8.500 millones de personas, que llegarán a ser 9.700 millones en 2050 y 11.200 en 2100. La ubicación de estos usuarios del agua no es homogénea, sino que el desequilibrio es muy acusado: el 60 % vive en Asia, el 16 % en África, el 10 % en Europa, el 9 % en Iberoamérica y el Caribe y el 5 % restante se reparte entre EEUU y Australia.
El crecimiento tampoco es uniforme en todos los países: en África seguimos observando un crecimiento exponencial, que implica una extraordinaria demanda de recursos hídricos, pero en la Europa occidental y el entorno indio (India, Bangladesh, Nepal, Sri Lanka, Bután, Pakistán, Afganistán y Maldivas), el crecimiento es gradual, mientras que en China ha ido decreciendo a causa de la política de un hijo por pareja.
Sin embargo, la urbanización crece sin parar en ambos mundos, de manera que dentro de 35 años un 67 % de la población será urbana, lo que significa que por lo menos en las próximas 4 décadas, las ciudades seguirán absorbiendo usuarios del agua y por ende, ingentes volúmenes de agua potable. Los datos son escalofriantes: hoy ya existen del orden de 400 ciudades con más de un millón de habitantes y 23 megápolis con más de 10 millones de residentes. Sólo en Asia tendremos alojadas en ellas a las dos terceras partes de la población continental en 2050, aunque en algunos países desarrollados el porcentaje subirá hasta el 80%. Y habrá que abastecerles de agua y efectuar las tareas de limpieza una vez usada, pues el uso de agua implica su deterioro cualitativo  y su devolución al medio en condiciones aceptables. O el medio también se deteriorará.
El hecho cierto es que la emigración del campo a la ciudad produce casi 200.000 clientes diarios que buscan encontrar un lugar urbano donde vivir. Y ello supone que los próximos 40 años habrá que construir unas 3.000 ciudades del calibre de Amsterdam… con su agua bien gestionada, claro. Amigos, prepárense para contemplar dentro de solo 15 añitos como se ha doblado el número de personas que vivirán en ciudades en Asia y África. ¿Tendrán su agua bien gestionada? Ese es el reto.
Analicemos la situación actual: en las ciudades, el agua potable representa un mínimo porcentaje del total de la huella hídrica de un país. Es sabido que la agricultura se lleva entre el 70 y el 80% del agua disponible, la industria cerca del 25% y lo que queda, del orden del 2-3% es para usos domésticos, boca y trasero. Además, la mitad de las ciudades con más de 100.000 habitantes se ubican en cuencas con escasos recursos naturales de agua, aunque casi toda el agua usada en la ciudad (casa e industria), vuelve a una masa de agua una vez usada. La realidad es que si sumamos los sectores doméstico, industrial y energético, contabilizaremos únicamente el 10% del agua que se usa en un país.
Algunos pensarán que eso es muy poco, pero hay que añadir el agua virtual, la que el ciudadano consume al vestirse, comer…sobrevivir. Para comer necesitamos agricultura y ganado. La primera es responsable del 92 % de la huella hídrica. El segundo juega un papel fundamental en la lucha contra la deforestación y la pérdida de biodiversidad, pero su presencia afecta a la huella hídrica humana, a la contaminación del agua y a su escasez. Por eso los ciudadanos pueden incidir positivamente en la reducción de la huella hídrica si reducen el consumo de animales en sus dietas y si hacen un esfuerzo para no desperdiciar comida, porque más del 30% de la producción alimenticia acaba en el cubo de la basura sin consumirse.
Aunque parezca mentira, una amenaza como la del calentamiento global puede obligar a hacer cosas, a iniciar procesos proactivos de adaptación, a ocuparse en lugar de a preocuparse. Esto es una constante en la historia de la humanidad. Si pensamos en las consecuencias de las inundaciones, podemos poner el ejemplo de Holanda: en el año 1953, casi 2.000 personas perecieron ahogadas, lo que provocó la ejecución de un ambicioso plan a largo plazo (el Plan Delta), que ha generado soluciones para que ese problema no vuelva a repetirse con la misma virulencia.
O el de Melbourne, paradigma de las ciudades con terribles sequías y espantosas inundaciones cíclicas. El último período seco, que ha durado 10 años, ha obligado a construir una planta de desalinización, a situar múltiples instalaciones de infiltración de agua de lluvia y a implementar la legislación necesaria para la reutilización del agua residual tratada. Ahora Melbourne es una ciudad sensible al agua, una ciudad“aquainteligente”. Y los ciudadanos están emocional y racionalmente implicados en ello, están orgullosos de que su ciudad sea así y cada uno contribuye con su granito de arena consumiendo menos e instalando recolectores domésticos de agua de lluvia.
Este es un ejemplo de gestión seductora, que demuestra que la buena gestión es una sinergia entre la acción individual cimentada en la confianza y la aplicación de soluciones ambiciosas y costosas (que no caras), por parte de aquel en quien se confía. No es una utopía, en Melbourne se ha hecho. Aprendamos de ellos: el reto está en pasar de medidas reactivas a transiciones proactivas mediante audaces decisiones que se derivan de procesos cohesivos a largo plazo. Y disponer de los presupuestos adecuados sin distraer ni una moneda para aplacar la codicia o cualquier otro tipo de vicio humano.
Esas costosas y ambiciosas soluciones son, en nuestro caso, infraestructuras hídricas urbanas para que los ciudadanos dispongan de protección contra los desastres acuáticos (sequías e inundaciones), garantizando además la disponibilidad de agua superficial y subterránea de calidad y su correcta depuración para devolverla al medio en condiciones aceptables para la fauna y la flora que en él reside.

Inversiones en infraestructuras

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP en inglés), estima que en el período 2005–2030, se invertirán en todo tipo de infraestructuras unos 40 billones (billones de los nuestros), de dólares para restaurarlas, mejorarlas y adecentarlas en países desarrollados y para construirlas en los países en vías de desarrollo. Las correspondientes al agua se llevarán unos 23 billones, mucho más que lo estimado para las relativas a energía, carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos juntas. La inversión en depuradoras y colectores de aguas residuales será la más dotada presupuestariamente. Buenas noticias para los ingenieros del futuro, que los de ahora ya llevan años bastante deprimidos en España. Y es que la demanda ya es demasiado evidente como para ignorarla, porque si se ignora, las soluciones se incrementarán en su presupuesto exponencialmente.
Cumplir este objetivo, repetimos, es muy costoso, pero también tendrá un retorno importante: si el gasto previsto es de entre el 1,8 y el 2,5 % del PIB anual, generará más de 3 billones de dólares en beneficios adicionales de carácter económico, ambiental y social.
Se trata de evitar que dentro de 10 años, 2.000 millones de personas carezcan totalmente de agua y que 2/3 de la población mundial sufra escasez. De satisfacer un 40 % más de demanda de agua en las ciudades que ahora. De evitar afecciones a 2/3 de las grandes ciudades por elevación del nivel del mar… y la subsidencia de los deltas de los ríos. De luchar contra un incremento razonablemente real de la intensidad de las precipitaciones y de la duración de las sequías. De detener y hacer retroceder la intrusión marina y  la consiguiente salinización de los acuíferos en zonas regables.
De luchar contra emisiones de nutrientes que se duplicarán en 40 años por la rápida urbanización: eutrofización, pérdida de biodiversidad, de bancos de pesca, de instalaciones de acuicultura y de turismo.
Es el reto de la gestión sostenible del agua, ya asumido por todas y cada una de las organizaciones internacionales (World Economic Forum, OCDE, ONU, OMS y FAO), reto que no solo pasa por un desarrollo tecnológico acusado que defina soluciones dirigidas para resolver la demanda. Estas tecnologías deberán convivir y nutrirse con las aportaciones de las instituciones implicadas y moverse al ritmo que marquen los procesos sociales y económicos asociados a ese desarrollo. O sea que nada podrá hacerse con garantía de éxito sin involucrar previamente a los ciudadanos que viven en esas ciudades. El objetivo es que la generación que siga a la que tomó las medidas no reciba una herencia compuesta de deudas que no pueda pagar y de inacciones o decisiones inadecuadas.

Conclusiones

Para concluir, se trata de resolver rápidamente la escasez de agua dulce, para dar garantías a miles de millones de personas y cubrir una demanda que aumentará en un 40% en 15 años.
Se preguntarán cómo se consigue.
Pues así:
Realizando un cambio de escenario, porque las formas tradicionales de resolver las carencias de agua aportando recursos lejanos o cercanos en las cantidades demandadas, han demostrado que tienen sus consecuencias en forma de salinización y de sobreexplotación de acuíferos. En el futuro, hay que planificar teniendo en cuenta estas experiencias e incluir aspectos hasta ahora inéditos como la recuperación de nutrientes y la eficiencia energética. Porque el agua no es solo “agua potable”.
Reenfocando la manera de actuar, combinando las actuaciones promovidas desde instancias gubernamentales con iniciativas de la sociedad civil y del sector privado, implementando procesos de actuación siempre sostenibles, sobre todo en un entorno ambiental tan complejo como el urbano.
Radicalizando la forma de actuar. Diversos factores se acumulan:
  • La intensidad de los efectos ambientales y económicos del calentamiento global en las ciudades es enorme, debido a la velocidad con que se están produciendo. Esto afecta a la seguridad de sus habitantes que cada vez son más.
  • El mercado laboral, se mueve con cada vez más empresas que se van de Europa con sus puestos de trabajo correspondientes.
  • Los retos de una agricultura cada vez más dependiente del riego para asegurar cosechas de calidad.
  • Y los elevadísimos costes de las infraestructuras del agua y de su mantenimiento hay que pagarlos.
Por todo ello, hay que actuar rápida y contundentemente para evitar que el futuro del agua en las grandes ciudades sea un plagio del pasado, nos jugamos mucho en ello.

Hemos comprobado una vez más que el agua es la gran prioridad en las ciudades inteligentes de hoy, como comprobamos en la ya casi a punto ciudad inteligente y sostenible de Dubai, y del mañana. Esperemos no caer una vez más en la procastinación, en el hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.
Ahora no hay tiempo… ahora tocar recorrer el camino inverso del que trazó Gabriel Celaya: Su camino le llevó a fabular sobre ese “gigantesco aparato ortopédico que es la ciudad” y posteriormente a huir de ella, fabulando también, hacia el río y hacia el mar, convertido en un aventurero romántico entregado a la emoción. Nos toca a nosotros volver a hacer de aventureros románticos entregados a la emoción y dejándonos llevar por nuestros impulsos vitales, desde el mar volver a la ciudad, cambiados, diferentes… a los orígenes, al principio blando y cenagoso, a la madre ciudad que nos acoge y alberga.

Cervezas, cócteles y combinados: ¿Cuánta agua se pierde cuando nos emborrachamos?

El agua, elemento vital para el funcionamiento de La Tierra, y cuya distribución es sobradamente conocida: 96,5% en los océanos, 1,74% en los glaciares y casquetes polares, 1,72% en acuíferos, permafrost y glaciares continentales, y 0,04% repartido entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses ríos y seres vivos, donde nos encontramos los seres humanos. Aunque visto así parezca insignificante, nuestro cuerpo está compuesto entre un 55% y un 78% de agua dependiendo de las medidas y la complexión. Numerosos expertos han afirmado en incontables ocasiones que el cuerpo necesita alrededor de 2,5 litros diarios de agua, absorbida en comidas y bebidas. Pero,¿sabes cuánta agua perdemos cuando consumimos alcohol?

Por cada 250 ml ingeridos de bebida alcohólica el cuerpo expulsa entre 800 y 1.000 ml de agua

Partiendo de que al consumir bebidas alcohólicas también estamos ingiriendo agua, la cantidad adquirida es considerablemente inferior a la perdida cuando nos encontramos en un estado de embriaguez. Los seres humanos perdemos agua continuamente a través de la piel y la respiración, cerca de 700 ml al día. Otros 100 ml se eliminan en las heces, alrededor de 1,5 litros en la orina y 200 ml en la transpiración normal (los 2,5 litros que necesitamos); Esto sin tener en cuenta que el ejercicio y el aumento de temperatura aumentan la transpiración, la pérdida de agua y, por consiguiente, la necesidad de líquido (¿Cuánta agua necesita un futbolista para disputar un partido?).

Cuanto mayor sea la presencia de agua en nuestro cuerpo mayor será la dilución del alcohol

Con todo ello, es bien sabido además, que cuando bebemos alcohol la tendencia a orinar aumenta, induciéndola en los 20 minutos siguientes. Este hecho se debe a que el consumo de alcohol inhibe la hormona antidiurética, ocasionando que se expulse más líquidos de los ingeridos y que la producción de orina aumente en 10 ml por cada gramo de alcohol ingerido. Entonces, ¿orinar no libera el alcohol? La respuesta es no. Para eliminar el alcohol de nuestro cuerpo, los órganos implicados (hígado y riñones) requieren de una gran cantidad de agua, con lo que recurren al cerebro, compuesto por un 80% de agua para reponer sus propias pérdidas. Así pues, por cada 250 ml ingeridos de bebida alcohólica el cuerpo expulsa entre 800 y 1.000 ml de agua.  Es decir, se pierde cuatro veces más líquido del que se gana, produciendo una deshidratación y la posterior resaca. En total, hablamos de una cifra equivalente al 1% del peso corporal.

Está demostrado que las bebidas con un contenido igual o mayor a un 4% de alcohol (una cerveza está en torno al 4,5%) retrasan el proceso de recuperación por el ya mencionado efecto diurético. Por lo tanto, cuanto más alcohol se ingiere, más aumenta este efecto y peores son las consecuencias al día siguiente. Con independencia de la proporción, el alcohol etílico es soluble en agua, por lo que cuanto mayor sea la presencia de agua en nuestro cuerpo mayor será la dilución del alcohol y, por ende, menor su concentración en sangre.

Pero que nadie se equivoque, aunque la hidratación es fundamental para evitar pérdidas de agua notables, beber mucha agua antes de hacer lo mismo con el alcohol no evitará que nos emborrachemos, pues la cantidad de alcohol que se ingiere es directamente proporcional a la intensidad de la resaca. Ahora toca hacer memoria y echar la cuenta de cuántas cervezas, cócteles y combinados nos hemos tomado este verano. ¿Cuánta agua habremos perdido en total?

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/laura-f-zarza/cerveza-cocteles-y-combinados-cuanta-agua-se-pierde-cuando-nos-emborrachamos

Un potabilizador a base de energía solar llevará agua a zonas rurales de México

Carlos Antonio Pineda Arellano, profesor investigador de Cátedras Conacyt adscrito al Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), encabeza el proyecto denominado Diseño y construcción de potabilizador integral solar de agua para comunidades rurales, el cual tiene como objetivo elaborar un prototipo que permita tomar el vital líquido de cuerpos receptores y limpiarlo para que sea apto para el consumo humano. Para el desarrollo del mismo contarán con recursos por cuatro millones de pesosprovenientes del programa de Atención a Problemas Nacionales emitido por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“El potabilizador utiliza agua de fuentes cercanas, como pueden ser ríos, lagos, lagunas, con calidad de agua no aceptable para consumo humano, con el propósito de potabilizarla a través del uso de la energía solar en materiales semiconductores fotosensibles acoplados a un sistema de destilación solar, estos materiales producen reacciones químicas en el agua, que van a su vez a descontaminarla, es decir, atacan la materia orgánica y la destruyen”, detalló.

Apuntó que este proceso es conocido como fotocatálisis heterogénea, cuya eficiencia ya ha sido probada alrededor del mundo, pero en el caso de este proyecto se pretenden hacer algunas aportaciones: por una parte, el material semiconductor se va a soportar sobre un sustrato, que puede ser vidrio o anillos Pall, los cuales a su vez van a alimentar el reactor fotocatalítico, esto, con el propósito de evitar el tener que recurrir a un segundo proceso para la recuperación de este semiconductor, pues por lo general se utiliza en forma de solución.

El propósito es de potabilizar el agua a través del uso de la energía solar en materiales semiconductores fotosensibles acoplados a un sistema de destilación solar

“Además es un sistema integral, va a integrar lo que es sistemas fotovoltaicos para la generación de electricidad para que el sistema sea autosustentable, también un sistema de destilación para acoplarlo a este sistema de fotocatálisis heterogénea y, finalmente, conseguir un agua con características adecuadas para consumo humano; además, otra aportación es que integrará un sistema de sensado óptico para determinar la calidad del agua, desarrollado y construido por el mismo grupo de investigación”, comentó Pineda Arellano.

Prototipo funcional

Carlos Antonio Pineda Arellano.Destacó que este proyecto, en el cual también participan el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), se llevará a cabo en dos fases: la primera consiste en el diseño y la construcción del reactor fotocatalítico, integrando los paneles y el sistema de destilación para tener un prototipo funcional; la segunda fase radicará en la evaluación del modelo desarrollado, para ello se van a tomar muestras de agua de distintos puntos en los estados de Aguascalientes, Morelos y Yucatán, con el propósito de evaluarlas y determinar las características del líquido que se utilizará de entrada, toda vez que el potabilizador no tendrá capacidad para purificar cualquier calidad de agua, pues existen embalses con niveles de contaminación extremadamente altos.

Al respecto precisó: “Fármacos, fertilizantes y patógenos en bajas concentraciones, estos contaminantes sí pueden ser tratados por estos métodos, entonces se está buscando este tipo de agua, por ejemplo, en pozos que tienen cantidades pequeñas de arsénico, fluoruros y cianuro, los cuales sí pueden ser tratados para que no produzcan enfermedades posterior a su consumo entre la población”, subrayó.

Finalmente, el profesor investigador de Cátedras Conacyt adscrito al CIO comentó que este proyecto deberá estar concluido en dos años y se espera tener para entonces un prototipo del potabilizador integral, para que con la transferencia tecnológica adecuada se pueda abastecer del vital líquido a las comunidades rurales con una población de entre 200 a 300 personas, o en aquellos lugares donde se presenten catástrofes naturales, ya que será un sistema compacto con capacidad para potabilizar alrededor de 100 litros de agua por día.

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/noticias/mexico/conacyt/16/09/12/potabilizador-base-energia-solar-llevara-agua-zonas-rurales-mexico?

Parámetros de control del agua potable

A raíz de mi participación en uno de los concursos de blogs de iagua con este post: El trabajo de la calidad, Ernesto Cidad que también participaba, se puso en contacto conmigo para colaborar en su web con un artículo sobre los parámetros de control que se evalúan en análisis de agua potable. Podéis encontrar este post y mucho más referente al agua en su web Agua Ecosocial.

Aprovecho también a animaros a participar y votar en los distintos concursos que ofrece iagua.

Sin más, os dejo con el artículo ¡qué lo disfrutes!

Posiblemente te preguntes cuando abres el grifo para beber un vaso de agua ¿qué ocurre hasta que llega el agua a mi casa? o ¿qué controles pasa?

La vigilancia de la calidad del agua para el abastecimiento a la población, comienza en el origen de la misma, es decir, en embalses, ríos y pozos, continúa durante su tratamiento en las estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP) y a través de su paso por la red de distribución hasta que llega al consumidor.

En todos estos puntos se recoge muestras de agua que, posteriormente, se analizarán en laboratorio. Con las técnicas adecuadas, los técnicos analizarán aquellos parámetros necesarios para conocer si el agua es apta para consumo humano. Por ejemplo, los parámetros a controlar para el grifo del consumidor son, al menos: olor,sabor, color, turbidez, conductividad, pH, amonio, bacterias coliformes, E. Coli, cobre, cromo, níquel, hierro, plomo, cloro libre residual y cloro combinado residual.

La frecuencias de muestreo del agua están establecidas por real decreto, aunque normalmente se superan con creces el número establecido por la ley. Todos esos datos obtenidos de los análisis son recogidos, almacenados e interpretados. Cualquier incumplimiento de cualquiera de los parámetros analizados (es decir, su concentración es mayor que la establecida) debe ser confirmado, por lo que se volverá a tomar una muestra de agua antes de las 24 horas de haberse detectado y se notificará a la autoridad sanitaria.Un incumplimiento obliga a una investigación de la causa que lo originó, y la garantía que se aplique lo antes posible las medidas correctoras y preventivas para la protección de la salud de la población abastecida.

Para que lo tengas más claro: la calidad del agua se determina comparando las características físicas y químicas de una muestra de agua con unas directrices de calidad del agua o estándares. En el caso del agua potable, estas normas se establecen para asegurar un suministro de agua saludable para el consumo humano y, de este modo, proteger la salud de las personas. Estas normas se basan en unos niveles de toxicidad aceptables tanto para los personas como para los organismos acuáticos.

La calidad de las aguas de consumo está regulada en todos los países de la UE por  la Directiva 98/83/CE. Y enEspaña se articula a través del RD 140/2003.

Son muchos los parámetros que recoge el Real Decreto, donde podemos comprobar los límites que pueden contener en el agua y, así, poder considerarla apta para el consumo. A continuación, detallaremos algunas de las características físicas, químicas y biológicas a tener en cuenta en aguas de consumo humano. No están recogidos todos los parámetros en su totalidad en este post (para que no resulte demasiado largo), pero sí aquellos que te puedan resultar más interesantes.

Características físicas

Existen ciertas características del agua, se consideran físicas porque son perceptibles por los sentidos (vista, olfato o gusto), y tienen incidencia directa sobre las condiciones estéticas y de aceptabilidad del agua:

Color

Esta característica del agua puede estar ligada a la turbidez o presentarse independiente de ella. Aún no es posible establecer las estructuras químicas fundamentales de las especies responsables del color, se atribuye comúnmente a la presencia de taninos, lignina, ácidos húmicos, ácidos grasos, ácidos fúlvicos, etc. Se considera que el color natural del agua puede originarse por las siguientes causas:

  • la descomposición de la materia;
  • la materia orgánica del suelo;
  • la presencia de hierro, manganeso y otros compuestos metálicos

En la formación del color en el agua intervienen, entre otros factores, el pH, la temperatura, el tiempo de contacto, la materia disponible y la solubilidad de los compuestos coloreados.

Olor y sabor

El sabor y el olor están estrechamente relacionados y constituyen el motivo principal de rechazo por parte del consumidor. La falta de olor puede ser un indicio indirecto de la ausencia de contaminantes, tales como los compuestos fenólicos, por otra parte, la presencia de olor a sulfuro de hidrógeno puede indicar una acción séptica de compuestos orgánicos en el agua.

Las sustancias generadoras de olor y sabor en aguas crudas pueden ser o compuestos orgánicos derivados de la actividad de microorganismos y algas, o provenir de descargas de desechos industriales

Temperatura

Es uno de los parámetros físicos más importantes, pues por lo general influye en el retardo o aceleración de la actividad biológica, la absorción de oxígeno, la precipitación de compuestos, la formación de depósitos, la desinfección y los procesos de mezcla, floculación, sedimentación y filtración.

Existen múltiples factores, que principalmente son ambientales, pueden hacer que la temperatura del agua varíe.

pH

El pH influye en algunos fenómenos que ocurren en el agua, como la corrosión y las incrustaciones en las redes de distribución. Aunque podría decirse que no tiene efectos directos sobre la salud, sí puede influir en los procesos de tratamiento del agua, como la coagulación y la desinfección. Por lo general, las aguas naturales (no contaminadas) exhiben un pH en el rango de 6 a 9.

Cuando se tratan aguas ácidas, es común la adición de un álcali (por lo general, cal) para optimizar los procesos de coagulación. En el tratamiento del agua de consumo, se requerirá volver a ajustar el pH del agua hasta un valor que no le confiera efectos corrosivos ni incrustantes.

Turbidez

Ees originada por las partículas en suspensión o coloides. Es decir, causada por las partículas que por su tamaño, se encuentran suspendidas y reducen la transparencia del agua en menor o mayor grado. La medición de la turbidez se realiza mediante un turbidímetro o nefelómetro, siendo la unidad utilizada la unidad nefelométrica de turbidez (UNT).

Aunque no se conocen sus efectos directos sobre la salud, esta afecta la calidad estética del agua, lo que muchas veces ocasiona el rechazo de los consumidores. Por otra parte, se ha demostrado que en el proceso de eliminación de organismos patógenos, por la acción de agentes químicos como el cloro, las partículas causantes de la turbidez reducen la eficiencia del proceso y protegen físicamente a los microorganismos del contacto directo con el desinfectante. Por esta razón, si bien las normas de calidad establecen un criterio para turbidez, esta debe mantenerse mínima para garantizar la eficacia del proceso de desinfección.

Características químicas

Los múltiples compuestos químicos disueltos en el agua pueden ser de origen natural o industrial y serán benéficos o dañinos de acuerdo a su composición y concentración. Vamos a ver las particularidades de algunos de ellos:

Aluminio

Es un componente natural del agua, debido principalmente a que forma parte de la estructura de las arcillas. Puede estar presente en sus formas solubles o en sistemas coloidales, responsables de la turbidez del agua. El problema mayor lo constituyen las aguas que presentan concentraciones altas de aluminio, las cuales confieren al agua un pH bajo.

Mercurio

Se considera al mercurio un contaminante no deseable del agua, ya que es un metal pesado muy tóxico para el hombre. En el agua, se encuentra principalmente en forma inorgánica, que puede pasar a compuestos orgánicos por acción de los microorganismos presentes en los sedimentos. De estos, puede trasladarse al plancton, a las algas y, sucesivamente, a los organismos de niveles tróficos superiores como peces, aves rapaces e incluso al hombre.

Plomo

Prácticamente no existe en las aguas naturales superficiales, pudiendo detectarse su presencia en algunas aguas subterráneas. Su presencia en aguas superficiales generalmente proviene es consecuencia de vertidos industriales. En instalaciones antiguas, la mayor fuente de plomo en el agua de bebida proviene de las tuberías de abastecimiento y de las uniones de plomo. Si el agua es ácida, puede liberar gran cantidad de plomo de las tuberías, principalmente en aquellas en las que el líquido permanece estancado por largo tiempo.

Hierro

Por lo general, no produce trastornos en la salud en las proporciones en que se lo encuentra en las aguas naturales. La presencia de hierro puede afectar el sabor del agua. También puede formar depósitos en las redes de distribución y causar obstrucciones, así como alteraciones en la turbidez y el color del agua. Tiene gran influencia en el ciclo de los fosfatos, lo que hace que su importancia sea muy grande desde el punto de vista biológico.

Fluoruro

Elemento esencial para la nutrición del hombre. Su presencia en el agua de consumo a concentraciones adecuadas combate la formación de caries dental, principalmente en los niños. Sin embargo, si la concentración de fluoruro en el agua es alta, podría generar “fluorosis” y dañar la estructura ósea, los efectos tóxicos ocurren con concentraciones excesivamente altas.

Cobre

En el agua potable puede existir debido a la corrosión de las cañerías de viviendas, la erosión de depósitos naturales y el percolado de conservantes de madera, también, por el sulfato de cobre que se aplica para controlar las algas en plantas de potabilización. En concentraciones muy altas la presencia de cobre da un sabor muy desagradable al agua.

Cloruro

En el agua potable, su presencia se debe al agregado de cloro en las estaciones de tratamiento como desinfectante. El cloruro, en forma de ion Cl-, es uno de los aniones inorgánicos principales en el agua, sin embargo, en altas concentraciones puede tener un sabor salado fácilmente detectable si el anión está asociado a los cationes sodio o potasio, pero el sabor no es apreciable si la sal disuelta es cloruro de calcio o magnesio, ya que en estos casos el sabor salado no se aprecia. A partir de ciertas concentraciones, los cloruros pueden ejercer una acción corrosiva y erosionante, en especial a pH bajo.

Sulfatos

Son un componente natural de las aguas superficiales y, en general, no se encuentran en concentraciones que puedan afectar a su calidad, pueden provenir de la oxidación de los sulfuros existentes en el agua.

Los sulfatos de calcio y magnesio contribuyen a la dureza del agua. Un alto contenido de sulfatos puede proporcionar sabor amargo al agua y podría tener un efecto laxante, sobre todo cuando se encuentra presente el magnesio. Cuando el sulfato se encuentra en concentraciones excesivas le confiere propiedades corrosivas.

Nitritos y nitratos

Las concentraciones altas de nitratos generalmente se encuentran en el agua en zonas rurales por la descomposición de la materia orgánica y los fertilizantes utilizados. Si un recurso hídrico recibe descargas de aguas residuales domésticas, el nitrógeno estará presente como nitrógeno orgánico amoniacal, el cual, en contacto con el oxígeno disuelto, se irá transformando por oxidación en nitritos y nitratos. Este proceso de nitrificación depende de la temperatura, del contenido de oxígeno disuelto y del pH del agua.

El ion nitrito es menos estable que el ion nitrato. Es muy reactivo y puede actuar como agente oxidante y reductor, por lo que solo se encuentra en cantidades apreciables en condiciones de baja oxigenación. Esta es la causa de que los nitritos se transformen rápidamente en nitratos y que, generalmente, estos últimos predominen en las aguas, tanto superficiales como subterráneas. Esta reacción de oxidación se puede efectuar en los sistemas biológicos y también por factores abióticos.

Características biológicas

Las aguas poseen en su constitución una gran variedad de elementos biológicos, desde microorganismos hasta peces. El origen de los microorganismos puede ser natural, provenir de contaminación por vertidos industriales o por arrastre de los existentes en el suelo por acción de la lluvia. La cantidad de microorganismos va acompañando las características físicas y químicas del agua, ya que cuando el agua tiene temperaturas templadas y materia orgánica disponible, la población crece y se diversifica.

La biodiversidad de un agua natural indica la poca probabilidad de que la misma se encuentre contaminada. Sin embargo para que el agua se destinada a la provisión de agua potable, debe ser tratada para eliminar los elementos biológicos que contiene. Podemos distinguir:

Algas

Contienen fundamentalmente clorofila necesaria para la actividades fotosintéticas y por lo tanto necesitan la luz solar para vivir y reproducirse. La mayor concentración se da en los lagos, lagunas, embalses, remansos de agua y con menor abundancia en las corrientes de agua superficiales. Las algas a menudo tienen pigmentos que pueden colorear el agua.

Bacterias

Las que se pueden encontrar en el agua son de géneros muy numerosos, pero las patógenas para el hombre son las bacterias coliformes y los estreptococos, que se utilizan como índice de contaminación fecal.

Hongos, mohos y levaduras

Pertenecen al grupo de bacterias pero no contienen clorofila y en general son incoloras. Todos estos organismos son heterótrofos y en consecuencia dependen de la materia orgánica para su nutrición.

Este post es solo un pequeño apunte sobre el contenido de las aguas que consumimos, pero siempre teniendo como referencia la normativa para el control de la calidad y, de este modo, asegurar que sean aptas para nuestro consumo. Mi objetivo ha sido indicaros que existen múltiples parámetros (ya sean físicos, químicos o biológicos) en el agua, que son controlados en detalle, antes que llegue en perfectas condiciones a nuestros hogares.

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/beatriz-pradillo/parametros-control-agua-potable