La huella del agua

Somos agua. Venimos del agua. El agua de es nuestro medio interno. A principios del siglo XX se hicieron experimentos por René Quinton que demostraron que es posible hacer vivir los glóbulos blancos en el agua de mar o que es posible reemplazar la sangre de un perro por agua marina previamente desangrado. No es de extrañar, por tanto, que el 28 de julio de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara una resolución que establece que el acceso a fuentes de agua potable y segura, son un derecho humano esencial para el goce pleno de la vida y de todos los derechos humanos. Pero como dice el refrán sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena.

No cuidamos el agua. Además la malgastamos. Por ello hemos tenido que crear un indicador: la huella de huella hídrica, para medir el impacto de la actividad humana sobre el agua a lo largo de toda la cadena de actividad. La huella hídrica tiene tres sumandos que se nombran por colores. La huella hídrica verde: es la fracción de huella sobre el agua de la lluvia o de la nieve y se almacena en la superficie del suelo al alcance de las plantas. La huella hídrica azul: se refiere a la fracción de huella procedente del agua captada mediante infraestructuras o instalaciones operadas por el hombre. La huella hídrica gris: se refiere a la fracción de agua necesaria para diluir los vertidos o contaminantes y la fuente en la que se vierten mantenga la calidad ecológica exigida legalmente. Junto a ellos hay que tener en cuenta el agua virtual: que nos indica la cantidad de agua que se emplea en la obtención de productos que son objeto de intercambio en el comercio internacional. Detectamos la presión que genera presión en los recursos hídricos el comercio en las regiones exportadores.

Para crear conciencia sobre el impacto de nuestra forma de vida produce sobre los recursos hídricos, algunos ejemplos de la cantidad de agua que necesaria para producir: un vaso de cerveza, 75 litros; una copa de vino 120 litros; una taza de café 140 litros; un huevo 200 litros; un kilo de manzanas 400 litros; un litro de leche o un kilo de trigo 1.000 litros; un filete de pollo de 300 gr. 1.170 litros; una hamburguesa o medio kilo de queso 2.400 litros; un filete de vacuno de 300 gr. 4.500 litros. Amén de la contaminación de los ecosistemas hídricos que esta actividad produce directamente sobre ellos. El problema no es tanto de escasez material de ésta, sino de distribución de los recursos y de calidad de las aguas disponibles. Es un problema de distribución al ser destinada a la producción de alimentos para exportación o a la producción de energía eléctrica, por poner dos ejemplos, con prioridad a las necesidades de las personas de esos territorios. Es un problema de calidad debido a la contaminación y degradación de los ecosistemas y acuíferos, que ocasiona la actividad humana y los graves problemas de salud que se generan a las poblaciones que dependen de ellos.

Un ejemplo cercano de la explotación insostenible de los recursos hídricos la ofrece Doñana: con miles de pozos ilegales, las cientos de hectáreas de cultivos irregulares o el dragado del río Guadalquivir. Sólo cito el problema de la privatización de los recursos y la gestión del agua.

El consumo actual de agua es insostenible. Ello plantea la necesidad de alcanzar la sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos; el acceso efectivo de todos al agua potable, como derecho humano; la instauración de derechos universales de ciudadanía global; y la resolución no-violenta de conflictos y el desarrollo de la cooperación internacional. La crisis climática va a hacer que los recursos disponibles sean cada vez menores, convirtiéndose en causa de agudización de conflictos existentes, resurgimiento de otros y creación de nuevos conflictos tanto en el interior de los estados como entre estados. Este es el reto que tenemos. Porque en los conflictos del agua ocurre que primero mueren los peces, después las personas en las comunidades más pobres. Después pagamos todos.

Noticia extraída de: http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2016/07/28/huella-agua/866494.html

¿Qué papel juegan los pueblos indígenas en la lucha contra el cambio climático?

Los gobiernos deben hacer mucho más para facilitar las condiciones propicias que necesitan los pueblos indígenas, las comunidades locales, los pequeños productores y sus organizaciones para recuperar los paisajes degradados y lograr mitigar y adaptarse alcambio climático, según la FAO.

Al intervenir en un evento en el marco del 23º período de sesiones del Comité Forestal, el Director General Adjunto de la FAO, René Castro Salazar, advirtió que el tema de los derechos indígenas a la tierra y los territorios es “fundamental” para el éxito de las iniciativas frente al cambio climático.

“A menos que ayudemos a los pueblos indígenas a lograr la tenencia segura de la tierra y una mejor gobernanza, será muy difícil alcanzar soluciones a largo plazo”, dijo Castro Salazar. “Nos estamos quedando atrás, y tenemos que esforzarmos más”

Grave situación

La Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, explicó en el evento que muy pocos países se han comprometido hasta ahora de forma clara con un requisito del Acuerdo de París sobre el cambio climático: que para combatirlo se deben garantizar los derechos de los pueblos indígenas.

Tauli-Corpuz mencionó también la gran cantidad de muertes violentas de personas que trataban de proteger sus bosques y sus derechos a la tierra en 2015: el año más mortífero en la Historia para los defensores del medio ambiente.

“Es una situación grave –añadió- en términos del respeto de los derechos de los pueblos indígenas”.

Se estima que 1.500 millones de hectáreas de tierra tienen potencial para que los pequeños agricultores combinen la producción agrícola con el aprovechamiento de los árboles

Grandes reservas de carbono

Un tercio de los bosques del mundo están gestionados de alguna forma por familias, pequeños agricultores, comunidades locales y pueblos indígenas, y representan algunas de las reservas de carbono más importantes del planeta. Los bosques comunitarios que tienen reconocimiento gubernamental se calcula albergan por sí solos unos 37 700 millones de toneladas de reservas de carbono.

Los pequeños productores familiares, las comunidades locales y los pueblos indígenas desempeñan un papel clave en la preservación de estas reservas de carbono a través de la reducción de la deforestación, la gestión sostenible de los bosques y la restauración de la cubierta arbórea en el marco de economías rurales productivas, sobre todo cuando pertenecen a organizaciones de productores consolidadas.

Además, se estima que 1.500 millones de hectáreas de tierra tienen potencial para que los pequeños agricultores combinen la producción agrícola con el aprovechamiento de los árboles.

Pero el fracaso a la hora de encontrar la mejor manera de interactuar con los actores locales y alinear sus intereses con la conservación forestal puede comprometer de forma significativa las posibilidades de alcanzar los objetivos de secuestro de carbono y mitigación.

Más apoyo a las comunidades locales

En una declaración final emitida al cierre del evento, los participantes instaron a los gobiernos a crear las condiciones propicias necesarias para que las comunidades locales, pueblos indígenas y pequeños productores -con especial énfasis en las mujeres y los jóvenes- gestionen territorios más grandes; a garantizar y a hacer cumplir los derechos de tenencia de la tierra, crear incentivos comerciales favorables y ofrecer servicios técnicos, financieros y de ampliación de negocios.

También pidieron a los mecanismos de financiación globales, programas gubernamentales e inversores privados invertir directamente y dar apoyo a las comunidades locales, pueblos indígenas, pequeños campesinos y a las organizaciones de productores.

Por último, solicitaron que las iniciativas frente al cambio climático cambien para dar una mayor propiedad a estos mismos colectivos y a involucrarles en una evaluación participativa y cualitativa de la cubierta forestal y los árboles en las explotaciones agrícolas que gestionan.

El evento estuvo organizado conjuntamente por la FAO y el Mecanismo para Bosques y Fincas (FFF), una alianza entre la FAO, el Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo (IIED), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y Agricord.

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/noticias/fao/16/07/22/que-papel-juegan-pueblos-indigenas-lucha-cambio-climatico5

El valor del agua, un bien que nunca se acaba

Feliz día,

Hablemos de un milagro que presenciamos todos los días.

Si juntásemos toda la parte seca de la tierra en un solo punto, ocuparía el espacio del océano Pacífico. Todo lo demás sería agua.

¿Y por qué tiene que haber tanta agua en la tierra?

Según la Enciclopedia Británica, “debemos a los océanos gran parte del oxigeno que respiramos. Las algas contenidas en los océanos proporcionan alrededor del 90% del oxigeno que respiramos”.

O, en otras palabras, siempre hemos pensado que el mayor aporte de oxigeno a la atmósfera provenía de las pluviselvas. Sin embargo, el pulmón de la tierra son los océanos, es el agua.

El Pulmón de la Tierra son los Océanos gracias al aporte de oxígeno de las aguas contenidas

Ahora bien, de toda esta ingente cantidad de agua que hay en nuestro planeta solamente un 3% del total es agua dulce. Y de este exiguo porcentaje, su gran mayoría se encuentra en los casquetes polares y en las capas subterráneas de la tierra por lo que el hombre tiene acceso directo a tan solo un 1%.

¿No parece ser esta cantidad demasiado escasa para poder satisfacer la demanda hídrica de todos los seres vivos, donde incluimos también al reino animal y vegetal?

Lo primero que podríamos pensar es que tanta agua dulce en enormes tímpanos de hielo (como ocurre, por ejemplo, con la Antartida) es un desperdicio. Sin embargo se ha verificado que toda esa agua congelada es vital para la regulación del clima. Sin esas áreas frías, el calentamiento en la tierra haría imposible la vida en la tierra.

El agua dulce de los Casquetes Polares regulan la temperatura del Planeta

Pero la pregunta persiste: ¿sigue siendo suficiente ese 1% de agua dulce accesible para todos los seres vivos?

 Podemos afirmar con toda seguridad que quizás el vaso de agua que hemos bebido esta mañana, podría ser el mismo agua que bebió un dinosaurio para saciar su sed hace miles de años

Podemos afirmar con rotundidad que sí. Y aquí esta el milagro del agua que presenciamos todos los días. Es suficiente ese 1% porque esa agua nunca se acaba. O, en otras palabras, podemos afirmar con toda seguridad que quizás el vaso de agua que hemos bebido esta mañana, podría ser el mismo agua que bebió un dinosaurio para saciar su sed hace miles de años.

¿Y por qué no se acaba nunca el agua?

Gracias al maravilloso proceso de limpieza natural.

El agua contaminada es capaz de purificarse en combinación con la tierra y el aire. Tengamos en cuenta que la depuración de estos tiempos modernos con Plantas Potabilizadoras, Depuradoras y Desaladoras viene precedida de miles de años en la historia del hombre donde el acceso a los pozos naturales, manantiales y ríos eran la fuente de agua de los seres vivos y no existían grandes Plantas de Tratamiento.

¿Cómo funciona entonces, el proceso de limpieza natural?

Cuando el agua penetra en el suelo, se comienza a purificar mecánicamente. El suelo sirve de filtro. Las partículas solidas se van separando del agua a medida que esta se va filtrando. En paralelo, las impurezas orgánicas van desapareciendo a medida que los microrganismos contenidos en el suelo como bacterias y otros organismos, utilizan esas impurezas como alimento. El sistema digestivo de estos seres descomponen estas impurezas convirtiéndolas en nutrientes para la vegetación. Con el tiempo, esta agua depurada llega a los canales subterráneos que comunican con los ríos y los mares.

Entonces, el milagro del agua se completa con otro maravilloso proceso, el de la lluvia. Aquí el agua evaporada se une a las partículas de polvo que la atmosfera mantiene en suspensión. Y regula la caída del agua líquida o de lluvia. Y esto es muy importante, porque si toda la lluvia que cae durante un año, cayese de golpe, toda la Tierra estaría cubierta por 1 metro de agua. Pero la atmosfera hace que caiga solo cuando es necesario. Por otro lado, las corrientes de aire transportan el agua evaporada hasta zonas muy lejanas proveyendo así a toda la tierra de agua.

¿Es suficiente entonces ese 1% de agua dulce?

El valor del agua está en que es un bien o un recurso que nunca se acaba

Aunque solo dispongamos de esa cantidad, se ha calculado que el agua de lluvia que desciende al año, equivale a 64.350 litros diarios por persona. ¡Y decimos diarios! Se calcula que, como mucho, una persona consume 250 litros de agua al día. Nos sobran entonces, por así decirlo, 64.000 litros cada día.

No hay duda entonces de que El valor del agua está en que es un bien o un recurso que nunca se acaba.

Recordemos… quien sabe, tal vez el agua que bebimos esta mañana fue el mismo que bebimos hace un año.

El agua nunca desaparece, ahí esta su gran milagro que presenciamos todos los días

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/enrique-castellanos-rodrigo/valor-agua-bien-que-nunca-se-acaba

Un análisis de agua embotella en España encuentra tóxicos en todas las botellas

Un análisis del agua embotellada realizado por el Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada y publicado en Environment International encuentra contaminantes hormonales en TODAS las botellas analizadas.

agua_embotellada

Es decir, el agua embotellada es una fuente de exposición a contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, EDCs. Esta exposición puede ser elevada, si tenemos en cuenta que el consumo de agua embotellada ha aumentado en las últimas décadas, incluso en zonas en donde el agua del grifo es de calidad. España, con un consumo anual 124 litros per cápita, es el octavo país del mundo en la compra de agua embotellada. Este aumento en el consumo se debe, en parte, a una potente labor de marketing que ha hecho que los consumidores consideren que el agua embotellada es “más sana” que la del grifo, según indica un estudio llevado a cabo en Inglaterra.

Pero parece que el agua embotellada no es tan sana. Tras analizar en el laboratorio la actividad hormonal de 29 muestras de agua embotellada comercializada en España como “agua mineral natural” y procedente de diferentes manantiales naturales, los resultados indican que todas las muestras de agua tienen acción hormonal.

Esta acción es de cuatro tipos: Actividad estrogénica, es decir, contienen sustancias que mimetizan a los estrógenos naturales, actividad androgénica, al mimetizar a las hormonas masculinas naturales y actividades antiestrogénicas y antiandrogénicas, al tener sustancias que inhiben la acción de ambos tipos de hormonas.

Las concentraciones de contaminantes hormonales encontradas son pequeñas pero, por desgracia, estos tóxicos causan efectos adversos, sobre todo en el feto y los niños a estas concentraciones, que son las propias de las hormonas (picomolar y nanomolar). Estos efectos van desde problemas de pérdida de fertilidad hasta problemas metabólicos, inmunitarios, de neurodesarrollo y cáncer en órganos dependientes de las hormonas, como cáncer de mama, tiroides, testículos o próstata.

Aunque las características de los materiales en contacto con la bebida están reguladas en Europa, existen numerosos estudios que muestran que los envases pueden ser una fuente de contaminantes hormonales.

PET, polietileno tereftalato

De las 29 botellas analizadas en el estudio desarrollado en España, 26 eran de plástico PET o Polietileno tereftalato, un polímero termoplástico del que se fabrican el 80% de las botellas de agua. Al PET se le añaden sustancias químicas llamadas ftalatos para añadirle color y otras características. Estas sustancias se encuentran también en las resinas de los tapones y en las líneas de envasado.

Desde la botella, estos aditivos pueden migrar al agua. Por eso se aconseja no reutilizar las botellas de agua ni dejarlas al sol, ya que el tiempo y la radiación son factores que ayudan a su liberación en el agua. También se han encontrado otros contaminantes hormonales en este tipo de botellas, como losalquilfenoles, usados en la desinfección y benzofenonas, procedentes de los tapones de polietileno de alta densidad.

OTROS PLÁSTICOS

Aunque este estudio no ha analizado el agua de botellas de otro tipo de plásticos, existen un gran número de estudios que sí lo han hecho. Este es el etiquetado y numeración para los diferentes tipos de plástico:

 

18391037842_30b1069bd7_z

El PET es el número 1.

Las botellas de agua también pueden ser de polietileno de alta densidad HDPE, número 2. Existen estudios que lo relacionan con la emisión de benzofenonas, que son contaminantes hormonales.

El 3 es el PVC, más utilizado en juguetes y ropa, pero que también libera tóxicos como los ftalatos.

Los números 4 y 5, polietileno de baja densidad y polipropileno, son los que menos sustancias contaminantes liberan, según los estudios realizados.

El número 6, poliestireno, no se utiliza en las botellas, sino en las bandejas de comida. También es un material a evitar ya que libera contaminantes hormonales.

El número 7 se refiere al Policarbonato. Numerosos estudios lo relacionan con la liberación de bisfenolA y ha sido prohibido de los envases alimentarios de países como Francia.

Aquí se puede ver un estudio de la actividad endocrina y la toxicidad de estos productos.

BOTELLAS DE VIDRIO

Pero en el estudio español, tres de las muestras de agua se encontraban en botellas de vidrio. Y también se han encontrado contaminantes hormonales en ellas, aunque en menor concentración que en las de PET. En otro estudio desarrollado por Wagner and Oehlmann en 2009, encontraron contaminantes hormonales en un tercio de las botellas de cristal frente al 90% de las botellas de PET. Además, se ha detectado que las botellas de vidrio pueden liberar plomo, antimonio y alquilfenoles al agua. El estudio realizado en Granada tiene resultados semejantes, por lo que parece que el proceso de embotellamiento en la planta junto a los tapones de plástico o metal pueden ser una fuente de contaminantes que debe ser analizada con más profundidad. En cualquier caso, consideramos preferibles los envases de vidrio a los de plástico.

A estos datos sobre la existencia de sustancias que dañan la salud en el agua embotellada, debemos añadir el problema de generación de residuos, que va unido a este consumo. ¿No será mejor exigir a nuestros ayuntamientos que el agua de municipio sea lo más segura posible y beber agua del grifo, sin pagar más ni generar más residuos?

Noticia extraída de: http://ecocosas.com/noticias/un-analisis-de-agua-embotella-en-espana-encuentra-toxicos-en-todas-las-botellas/

Amazonía Peruana: Agua segura para todos

En 2014, Fundación Aquae y UNICEF pusieron en marcha un proyecto común a tres años para hacer accesible agua segura, saneamiento e higiene en la Amazonía peruana. Un proyecto que contribuye a mejorar considerablemente las condiciones de vida de 5.000 familias de 15 comunidades rurales de las regiones de Ucayali, Amazonas y Loreto. Un proyecto de emprendimiento social basado en el conocimiento, implicación, entusiasmo y empoderamiento. Asimismo, un proyecto circular, sostenible, ecológico, tecnológico y formativo que está permitiendo que se establezcan estructuras sólidas para que cerca de un millar de niños y medio centenar de familias, tengan ya, por primera vez en su vida, letrinas y acceso a agua segura.

Agua y Saneamiento de la población rural

En las comunidades en las que se lleva a cabo este proyecto, la mayoría de familias consumía agua del río sin tratamiento y prácticamente nadie tenía servicios de saneamiento.

Paradójicamente, la Amazonía es una de las regiones del mundo con mayor cantidad de agua. Pero tener acceso al agua no significa que ésta sea segura, ya que a la contaminación del río, hay que sumar la ausencia de infraestructuras de saneamiento que hacen aún más insalubre la vida en esta zona del mundo.

En Perú, sólo el 65% de la población que vive en zonas rurales tiene acceso al agua potable y sólo un 37% a instalaciones de saneamiento mejoradas. Y tan sólo el 10% de los niños y niñas indígenas de 3 a 5 años tienen acceso a instalaciones de saneamiento adecuadas.

En 2014, Fundación Aquae y UNICEF pusieron en marcha un proyecto para hacer accesible agua segura, saneamiento e higiene en la Amazonía peruana

Los niños y niñas indígenas representan el 15.7% de la población en Perú. Loreto es la región del país con mayor tasa de población indígena. Se estima que el 86% de los niños indígenas viven en hogares pobres y el 49% en la extrema pobreza. Ellos son los que sufren mayores niveles de mortalidad, desnutrición y anemia y tiene también menor acceso a fuentes de agua segura, educación y registro de nacimiento.

Como consecuencia de esta situación, las comunidades amazónicas están expuestas a riesgos permanentes de brotes de enfermedades infecciosas y otras enfermedades transmisibles. En este sentido, el Estado Peruano ha identificado como una de sus prioridades el alcanzar el acceso universal a servicios de agua segura y saneamiento básico para mejorar la salud de las familias, combatir las enfermedades diarreicas y contribuir de esta manera a la reducción de la desnutrición infantil.

En Perú, sólo el 65% de la población que vive en zonas rurales tiene acceso al agua potable y sólo un 37% a instalaciones de saneamiento mejoradas

Tres años de compromiso

El objetivo de Fundación Aquae es mejorar el acceso de niños, niñas, adolescentes y mujeres a agua segura, apropiada para beber, cocinar y mantener su higiene personal, servicios de saneamiento básico, prácticos, seguros y fáciles de instalar y utilizar. Otro objetivo es aumentar el conocimiento y práctica de higiene para el adecuado consumo de agua y para evitar y prevenir las enfermedades que afectan a la infancia. Y por último, otro de los objetivos es replicar estas prácticas en otras zonas excluidas para fortalecer las políticas públicas para que los niños, niñas y adolescentes tengan acceso a instalaciones de agua segura, saneamiento e higiene en su entorno de aprendizaje.

El proyecto en cifras

Gracias al proyecto que están llevando a cabo Fundación Aquae en colaboración con UNICEF, cerca de un millar de niños y medio centenar de familias ya tienen por primera vez letrinas, que además son ecológicas. Estas letrinas cuentan con un doble depósito que permite transformar los deshechos en compost utilizable en el cultivo. Además, las letrinas están construidas a una altura aproximada de un metro para asegurar su resistencia durante la época de lluvias y de crecida de los ríos.

Durante los dos primeros años del proyecto, se han instalado 19 letrinas en escuelas de nivel inicial, primaria y secundaria, que están beneficiando a un total de 681 niños. Se han instalado 4 letrinas comunitarias y 2 letrinas familiares. Se ha iniciado en 42 hogares la construcción de círculos de plátano para el manejo de aguas grises. Se ha mejorado el modelo de letrinas añadiendo el sistema de captación de agua de lluvia e instalando lavaderos para promover el lavado de manos tras salir de los servicios higiénicos. Ya se han incorporado en las letrinas escolares y comunitarias 8 puntos de lavado de manos. Y por último, las letrinas cuentan con un doble depósito que permite transformar los deshechos en compost utilizable para el cultivo.

Gracias al proyecto, cerca de un millar de niños y medio centenar de familias ya tienen por primera vez letrinas, que además son ecológicas

Derecho Universal al agua

Con este proyecto, Fundación Aquae pretende apoyar uno de los derechos universales como es el derecho al agua. Además, el derecho al agua limpia y salubre está recogido en la Convención de Derechos del Niño. Es más: según UNICEF, es uno de los derechos primordiales porque sin él no se pueden garantizar otros como el derecho a la salud o el derecho a la educación.

Según datos de Naciones Unidas, hay 663 millones de personas en el planeta que no tienen acceso a agua limpia, 2.400 millones no tienen acceso a saneamiento mejorado y 946 millones defecan al aire libre, aunque gracias a proyectos como este, desde 1990, 2.600 millones de personas han logrado acceder a agua potable mejorada y, en la actualidad, el 91% de la población bebe agua potable.

 

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/noticias/peru/fundacion-aquae/16/07/18/amazonia-peruana-agua-segura-todos

Manejo sostenible del agua

Descarga el manual de manejo del agua sostenible.

Manejo agua sostenibleAquapurif

Una apuesta por la economía circular: la reutilización del agua depurada

En los últimos tiempos uno de los conceptos más repetidos en el ámbito de la economía y del medio ambiente es el de la economía circular, es decir, el uso eficiente de los recursos en cada una de las fases del ciclo de vida de los productos y servicios. Ello implica un diseño que minimice el consumo de recursos primarios y un empleo de materiales fácilmente reutilizables o reciclables, un proceso de fabricación o prestación del servicio eficiente y sin mermas, mantenimiento correcto para alargar la vida útil y facilitar la reutilización, la propia reutilización como filosofía, o alternativamente el reciclado y valorización de aquello que ya no pueda ser utilizado como tal producto, con el objetivo final de eliminación cero y máximo aprovechamiento de los recursos y materiales primarios.

Existe un gran potencial de mejora en cada uno de los apartados que componen el ciclo actual de la economía, que podríamos calificar de lineal, hasta llegar a materializar un modelo de economía circular. Además, ello permitiría un importante efecto sobre la propia economía, generando más valor añadido, que se redistribuiría a toda la población.

Recientemente, la Unión Europea ha lanzado un importante paquete de medidas encaminadas a fomentar el tránsito desde la economía lineal a la circular. Dentro de dichas medidas, tienen gran importancia presupuestaria las medidas encaminadas a mejorar la gestión de los residuos y del agua.

Un aspecto fundamental dentro de la gestión del agua, es el de la reutilización, que encaja totalmente con el concepto de economía circular. Actualmente en Baleares estamos en situación de sequía, y por tanto es un buen momento para pensar en reutilización del agua depurada y regenerada. Es cierto que disponemos del recurso a la desalación, que permite producir agua de calidad a partir del agua del mar, si bien a un coste de producción superior al euro por metro cúbico de agua y un consumo energético importante. Pero ello es un claro ejemplo de economía lineal. Obtenemos un recurso necesario mediante un proceso productivo, y cuando lo hemos utilizado, lo lanzamos al mar o al medio, más o menos tratado para evitar graves problemas de contaminación, gastando para ello cerca de otro euro por metro cúbico, obviando su posible aprovechamiento, para tener que seguir produciendo agua procedente del mar.

Estamos hablando de más de 120 hm3/año, equivalentes a las necesidades de la población residente y visitante, que se desprecian cada año. Existen algunos sistemas de reutilización en funcionamiento, especialmente para usos agrícolas. Pero en total no alcanza ni al 20% del caudal disponible. Esa reutilización agrícola es especialmente buena, porque permite substituir agua procedente de extracciones, y no requiere de costosos sistemas de tratamiento para alcanzar las calidades necesarias para su reutilización.

Los países más avanzados en materia de gestión de agua; Israel y Estados Unidos, y en especial California, están trabajando en la reutilización del agua para el consumo humano, cerrando el círculo completamente. Ello implica un control exhaustivo del proceso, y unos márgenes de seguridad importantes para impedir que se puedan dar situaciones de riesgo sanitario.

Técnicamente podría proyectarse un sistema de tratamiento que permitiera el consumo directo, incorporando distintas etapas de filtración avanzada del agua depurada, desinfección, para acabar en una ósmosis inversa, que es el mismo proceso de desalación del agua de mar. Este proceso, además de muy costoso en términos económicos, superior a la propia desalación de agua de mar, no está permitido para consumo humano por las autoridades sanitarias, y solamente tiene interés como último recurso.

Sin embargo, existen otras vías, que lo que hacen es aprovechar en parte la naturaleza para alcanzar el objetivo deseado; un agua apta para el consumo humano. Ello implica un buen tratamiento de depuración, un proceso de filtración, desinfección, y una infiltración a través del terreno al acuífero, que tras un periodo mínimo de residencia de varios meses, permite asegurar una calidad de agua potable. Un proyecto en esta línea está en marcha en el municipio catalán de Port de la Selva, con muy buenos resultados. El proyecto goza de todas las garantías, y tiene diversos socios de primera magnitud, como el Instituto del agua de Berlín, así como financiación de fondos europeos.

En California llevan tiempo trabajando en proyectos similares, e incluso se están planteando, para evitar el rechazo inicial que pueda representar el consumo humano de agua regenerada, el embotellado de la misma para su comercialización, y de esta forma ofrecer una marca y unas garantías.

Baleares fue pionera en la reutilización de agua depurada para usos secundarios, como la balsa del pla de Sant Jordi, hace ya más de treinta años. Tiene ahora la posibilidad de recuperar su liderazgo planteando proyectos ambiciosos e innovadores, que den el salto de calidad a usos primarios. Se trata de convertir en oportunidad el problema actual de la sequía. Tenemos los medios, la capacidad técnica y las condiciones para ello. Nos falta sobre todo la valentía para acometerlos.

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/juan-mateo-horrach/apuesta-economia-circular-reutilizacion-agua-depurada

El ciclo del agua en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Un problema habitual de los grandes programas y agendas de desarrollo y sostenibilidad, y en general de la mayoría de actuaciones en las que intervienen o se ven afectados diversos sectores o niveles de decisión, se encuentra en el abordaje de forma compartimentada, en la falta de una concepción holística tanto en el diseño como en la implementación de los programas.

En estos casos cada uno mira a lo suyo, a su responsabilidad, y lo demás “no es de mi competencia”, no cayendo en la cuenta de que las decisiones que tome, y las que tomen otras personas y entidades de otros ámbitos, están interconectadas, y por tanto deberían ser abordadas de forma integral y coordinada.

Se podrían citar un sin fin de ejemplos en los que esto sucede, pero si existe un ámbito en el que ocurre con demasiada frecuencia a nivel nacional e internacional es en lo relacionado con el agua.

Ahora tenemos una oportunidad para abordar los problemas relacionados con el agua de forma integral y coordinada, a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a nivel nacional y global. Los retos son muchos y las relaciones de todos los ODS con el aguason indiscutibles, como también es clara la relación del ciclo del agua con esta Agenda. Como vemos en la figura siguiente, las 8 metas del Objetivo 6 y la meta 11.5 conforman una estructura de acciones con el ciclo del agua como hilo conductor, en donde queda en evidencia que agua, vida y sostenibilidad forman parte del mismo ciclo.

Quizá sería bueno tener una imagen como ésta en el despacho de las personas tomadoras de decisiones en todos los niveles y sectores relacionados con el agua…

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/alberto-guijarro-lomena/ciclo-agua-objetivos-desarrollo-sostenible-infografia

Desarrollan un sistema que genera electricidad a partir de agua y sal

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, han desarrollado un sistema que genera electricidad a partir de ósmosis con una gran eficiencia.

Su trabajo, que se detalla en un artículo publicado en ‘Nature’, emplea agua de mar, agua dulce y un nuevo tipo de membrana de sólo tres átomos de espesor.

Su innovación radica en una membrana de tres átomos de espesor que se usa para separar los dos fluidos

Los defensores de la energía limpia pronto tendrán una nueva fuente para añadir a su gama existente de energía solar, eólica e hidroeléctrica: la energía osmótica, según los autores. O más concretamente,energía generada por un fenómeno natural que se produce cuando el agua dulce entra en contacto con el agua de mar a través de una membrana.

Investigadores del Laboratorio de Biología de Nanoescala de la EPFL han desarrollado un sistema de generación de energía osmótica que ofrece rendimientos nunca antes visto, según destacan los propios autores. Su innovación radica en una membrana de tres átomos de espesor que se usa para separar los dos fluidos.

El concepto es que una membrana semipermeable separa dos fluidos con diferentes concentraciones de sal. Los iones de sal viajan a través de la membrana hasta que las concentraciones de sal en los dos fluidos alcanzan el equilibrio, un fenómeno llamado ósmosis, informa la EPFL en un comunicado.

Si el sistema se utiliza con agua de mar y agua dulce, los iones de sal en el agua de mar pasan a través de la membrana al agua dulce hasta que ambos líquidos tienen la misma concentración de sal. Puesto que un ion es simplemente un átomo con carga eléctrica, el movimiento de los iones de sal puede aprovecharse para generar electricidad.

El sistema del EPFL consta de dos compartimentos llenos de líquido separados por una membrana delgada hecha de disulfuro de molibdeno. La membrana tiene un pequeño agujero, o nanoporo, a través del cual pasan los iones del agua de mar al agua dulce hasta que las concentraciones de sal de los dos fluidos son iguales. A medida que los iones pasan a través del nanoporo, sus electrones se transfieren a un electrodo, que es lo que se utiliza para generar una corriente eléctrica.

Un metro cuadrado de membrana para 50.000 bombillas

El principal desafío en la ampliación de este proceso es encontrar la manera de hacer poros relativamente uniformes

Gracias a sus propiedades, la membrana permite que los iones con carga positiva pasen a través de ella mientras empuja la mayoría de los cargados negativamente. Eso crea una tensión entre los dos líquidos, ya que uno acumula una carga positiva y el otro una carga negativa, y esta tensión es lo que hace la corriente generada por la transferencia de iones.

“Hemos tenido que fabricar primero y luego investigar el tamaño óptimo del nanoporo. Si es demasiado grande, los iones negativos pueden pasar a través y la tensión resultante sería demasiado baja, y si es demasiado pequeño, no pasan iones suficientes y que la corriente es demasiado débil”, detalla Jiandong Feng, autor principal de la investigación.

Lo que diferencia el sistema del EPFL es su membrana. En estos tipos de sistemas, la corriente aumenta con una membrana más fina y la membrana de la EPFL tiene pocos átomos de espesor, además de que está hecha de un material –disulfuro de molibdeno- idónea para la generación de una corriente osmótica. “Es la primera vez que se usa un material de dos dimensiones para este tipo de aplicación“, destaca Aleksandra Radenovic, jefa del Laboratorio de Biología a Nanoescala.

Según cálculos, una membrana 1 metro cuadrado con un 30 por ciento de su superficie cubierta por nanoporos debe ser capaz de producir 1 MW de electricidad, o lo suficiente para alimentar 50.000 bombillas estándar de luz de bajo consumo. Y puesto que el disulfuro de molibdeno (MoS2) es fácil de encontrar en la naturaleza o se puede cultivar por deposición química de vapor, el sistema podría ser factible para aumentar la generación de energía a gran escala. El principal desafío en la ampliación de este proceso es encontrar la manera de hacer poros relativamente uniformes.

Hasta ahora, los investigadores han trabajado sobre una membrana con un solo nanoporo, con el fin de comprender exactamente qué sucedía. “Desde una perspectiva de ingeniería, el sistema de nanoporos que resulte ideal para mejorar nuestra comprensión fundamental de los procesos basados en membranas y proporcionar información útil para la comercialización a nivel industrial”, explica Feng Jiandong.

La Corriente del Golfo, salvación de Europa frente al cambio climático

Europa se salvará de los peores impactos económicos del cambio climático gracias a una ralentización prevista de la corriente del Golfo, según predice una nueva investigación.

Los científicos han sugerido hace mucho tiempo que el calentamiento global podría ralentizar, e incluso detener el vasto sistema de corrientes océanicas, incluyendo la Corriente del Golfo, que mantiene cálida a Europa.

Conocido como la Circulación Termohalina, este sistema funciona como una cinta transportadora, llevando agua caliente desde los trópicos a Europa, donde la evaporación disminuye la salinidad y la densidad hasta que ese agua se hunde.

A medida que el mundo se calienta, se predice que el derretimiento de los casquetes polares y un aumento de precipitaciones ralentizará el proceso inundando los océanos de agua dulce fría.

El calentamiento lento para Europa significa un calentamiento más acelerado en otro lugar

Algunos expertos temen que el proceso podría ser completo y detener esa ‘cinta transportadora’, hundiendo a Europa en una nueva edad de hielo.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Sussex, Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de California, Berkeley considera que, más que refrigerar a Europa, una desaceleración de la Circulación Termohalina significaría que el continente seguiría calentándose, pero más lentamente que las demás partes del mundo.

Esto podría llevar a un aumento de los niveles de bienestar en Europa, según concluye la investigación, publicada en la revista líder en investigación económica The American Economic Review.

El profesor Tol, de la Escuela de Negocios, Administración y Economía de la Universidad de Sussex, dijo: “El enfriamiento es probablemente un poco más perjudicial que el calentamiento, en particular en Europa. Las personas temen con razón que el cambio climático provoca una nueva edad de hielo”.

“Afortunadamente, nuestro estudio no encuentra refrigeración en absoluto y, en su lugar, nos encontramos con un calentamiento lento. Una gran ayuda para los europeos.”

Por supuesto, como las corrientes oceánicas redistribuyen el calor, el calentamiento lento para Europa significa un calentamiento más acelerado en otro lugar.

El estudio, por lo tanto, se suma a un creciente cuerpo de evidencia que predice una división entre pobres y ricos en las apuestas de cambio climático. Los países en desarrollo serán menos confiables para hacer frente a la subida del nivel del mar, por ejemplo, y se calentarán más rápido que otras partes más desarrolladas del mundo.

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/noticias/ep/16/07/12/corriente-golfo-salvacion-europa-frente-al-cambio-climatico