Waterscapes: paisajes vertebrados por el agua

Cuando llega esta época del año es imposible no pensar en las vacaciones. Destinos familiares o de aventura, próximos o exóticos, en grandes ciudades o en plena naturaleza son algunos de los dilemas que se presentan a aquellos que tienen la posibilidad de viajar. En muchos de estos lugares el agua es un elemento definitorio del paisaje, es el trazo azul que discurre entre edificios o montañas, o por debajo de puentes milenarios que periódicamente han tenido que aguantar sus embestidas. Es la pausa horizontal que adorna el cuadro, la sangre que da vida a la tierra o el bullicio incesante del agua naciente, depende de dónde vayamos a contemplarla. Para preparar esta entrada he escogido cinco paisajes en los que, por distintos motivos, el agua es protagonista destacada. En resumen, esta es una pequeña muestra de #Waterscapes para la #Waterpeople de iAgua.

Florencia (Italia): En ningún otro lugar de la Tierra ni en ningún otro momento de la Historia se ha creado tanta belleza como en la Florencia de la época renacentista. La imagen de cabecera de esta entrada es la clásica vista de la capital de la Toscana desde el piazzale Michelangelo, desde donde se pueden apreciar el Palazzo Vecchio, el imponente Duomo y el Ponte Vecchio sobre el río Arno, que sigue su curso hacia su desembocadura en otra maravillosa ciudad, Pisa. A pesar de la placidez que muestra la fotografía, el río Arno tiene un régimen hidrológico extremadamente torrencial, con un desnivel en su zona de cabecera de aproximadamente 1.000 m en tan sólo 12 km. Fue tristemente famosa la inundación del 3 y 4 de noviembre de 1966, la peor desde 1557, en la cual unas lluvias torrenciales generaron un caudal superior a los 2.ooo m3/s a su paso por Florencia, y cuya magnitud se puede apreciar en un vídeo 7 minutos y medio filmado en aquel momento (ver http://bit.ly/alluvionefirenze1966). Las más de 600.000 toneladas de rocas y fangos que el río depositó en la ciudad causaron la muerte a 101 personas, afectaron a más de 6.000 negocios y dañaron o destruyeron millones de obras de arte y libros de gran valor, buena parte de los cuales pudieron ser restaurados y recuperados gracias a una extraordinaria campaña de recaudación de fondos y de colaboración de expertos a nivel internacional.

Amsterdam (Países Bajos): La capital de Holanda, cuya primera cita data de 1275 en un documento donde se mencionaba la construcción de una presa (“dam”) en el río Amstel, es hoy en día una ciudad famosa por su red de canales navegables. Situada 2 metros por debajo del nivel del mar, su existencia es fruto de la constancia, tenacidad, inteligencia y espíritu colaborativo de los holandeses, quienes a través de los waterschappen o consejos regionales del agua, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII, lograron no sólo ganar terreno al mar sino también dulcificar dichas tierras y convertirlas en ambientes aptos para la agricultura y salubres para la vida humana. Amsterdam ha sido comparada con Venecia, no sólo por estar asentada sobre casi 90 islas entrelazadas por unos 1.200 puentes, sino también por la intensa actividad comercial que ha mantenido desde el siglo XVII, época en la que era considerada el principal centro financiero mundial. Pasear actualmente por Amsterdam ofrece la oportunidad de disfrutar de una gastronomía cosmopolita, de visitar museos de pintores como Rembrandt o Van Gogh, o de inmiscuirse en su animada vida nocturna con el agua como elemento siempre omnipresente.

Venecia (Italia): Fundada en el año 568 dC por refugiados procedentes de la llanura del Véneto que huían de la invasión del norte de Italia por parte de los lombardos, existió como ciudad-estado independiente -la Serenísima República de Venecia- entre los años 697 y 1797, cuando fue conquistada por Napoleón. Venecia y su laguna fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 y configuran un entramado urbano en el que las calles principales son canales y donde conviven, no siempre armónicamente, arte y agua. Dos son los fenómenos que  generan profunda preocupación: uno, el de laAcqua Alta, que se produce principalmente entre otoño y primavera, cuando las mareas altas son magnificadas por fuertes vientos de siroco y generan incrementos excepcionales del nivel del agua, como mínimo de 90 cm por encima del considerado normal, pudiendo afectar en los casos más graves hasta un 96% de la ciudad. Y el segundo, el del hundimiento de la ciudad, que según nuevos cálculos realizados en 2012, se evalúa en 2 mm/año, lo cual combinado con el incremento del nivel del mar de otros 2 mm/año, da un diferencial de 4 mm/año de aumento neto del nivel del mar. La solución que las autoridades italianas proponen ante ambos retos es el gigantesco y controvertido proyecto MOSE (MOdulo Sperimentale Elettromeccanico, ver https://youtu.be/jO8tVOhRHr4), de 5.400 millones de euros, por el cual a finales de esta década deberán haberse construido un total de 4 barreras móviles con 78 compuertas independientes, además de todo un sistema de recogida y transmisión de datos meteorológicos y ambientales, mediante los cuales proteger a Venecia y el resto de poblaciones de la laguna. Hay quien dice, sin embargo, que la verdadera amenaza de Venecia proviene de la oleada de turistas que la visitan (unos 20 millones por año) y que, en un día de verano y en las zonas más frecuentadas, se encuentran en una proporción de 600 a 1 en relación a los residentes en la llamada Reina del Adriático.

Londres (Reino Unido): La destrucción de Camulodunum (la actual ciudad de Colchester, en el condado de Essex) a manos de los icenos liderados por Boudica propició que la guarnición fortificada de Londinium a orillas del río Támesis pasara a convertirse en una ciudad romana planificada y, de facto, en la capital de la Britania romana y en el embrión de la actual ciudad de Londres. Sin limitaciones geográficas importantes que la hayan podido contener, Londres llega al siglo XXI como una ciudad casi concéntrica que deja al Támesis a manera de eje horizontal central que divide la ciudad en dos mitades, una al norte y una al sur. Es precisamente este río, el más largo de Inglaterra y el segundo más largo del Reino Unido, que confiere a Londres algunas de sus imágenes más características, como pueden ser el Palacio de Westminster con su famosa torre del reloj, el Big Ben, el Puente de la Torre de Londres o más recientemente, la noria London Eye o el Puente del Milenio. Pero desde hace un tiempo del Támesis se habla también para decir que la disponibilidad de agua que ofrece para el Gran Londres del futuro, en el que se siguen preveyendo aumentos de población importantes, puede ser insuficiente para atender la demanda de agua potable, especialmente en situación de cambio climático. Es por ello que Thames Water, la compañía proveedora de los servicios de abastecimiento ysaneamiento de una parte importante del Gran Londres, está trabajando el desarrollo de las instalaciones necesarias para aumentar los recursos de abastecimiento a la ciudad mediante un sistema de reutilización planificada potable indirecta (verhttp://bit.ly/londonwaterreuse), lo cual la convertiría además en referencia mundial en el campo de la reutilización del agua.

El lago del Sol y la Luna (Taiwán): La isla de Taiwán y un puñado de pequeños archipiélagos es todo lo que queda hoy en día de la República de China creada en 1912, después de que en 1949 la victoria de Mao Zedong y la fundación de la República Popular de China obligara a sus dirigentes a refugiarse en esta isla de casi 36.000 km2 de superficie. Mientras que la costa oeste está densamente poblada, el interior y la costa este presentan un aspecto mucho más salvaje, con montañas de casi 4.000 metros de altitud que se dejan caer al mar en pocos kilómetros. Es en este interior abrupto donde se encuentra ubicado el lago del Sol y la Luna, una de las atracciones paisajísticas más visitadas de Taiwán, debido a la belleza del entorno y a la limpieza de sus aguas, en las que sólo está permitido el baño un día al año, durante las Fiestas del Medio Otoño. La zona alrededor del lago es la tierra de los Thao, una de las 27 tribus aborígenes que habitan aún hoy en día la isla y cuyo linaje no proviene del continente asiático sino de la región llamada Austronesia, que incluye los territorios de Timor Oriental, Indonesia, Malasia, Brunéi,Filipinas, Madagascar, Nueva Zelanda, Micronesia, Melanesia y Polinesia. Este lago, el mayor de Taiwán, está situado a 748 m de altitud, tiene una profundidad máxima de 27 metros y una superfície de unos 8 km2 y debe su nombre a su forma: la mitad oriental tiene una forma que recordaría al carácter chino con que se designa al sol (日), mientras que la forma de la mitad occidental recordaría al carácter con que se designa a la luna (月).

 

Noticia extraída de: http://www.iagua.es/blogs/lluis-sala/waterscapes-paisajes-vertebrados-agua

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *