Usuarios denuncian intoxicaciones tras usar la piscina cubierta de Ronda y las atribuyen al «alto nivel de cloro»

Náuseas, picor en los ojos, faringitis irritativa y dificultades al respirar, sensación de ahogamiento, son los síntomas con los que en la noche del pasado martes, una docena de personas acudieron al servicio de urgencias del Centro de Salud Ronda Norte tras utilizar las instalaciones de la piscina cubierta de El Fuerte, de titularidad municipal. Varios de los intoxicados atribuyeron el malestar «al alto nivel de cloro» registrado en el espacio.

En concreto, los afectados fueron los componentes del Club Waterpolo Ronda, que compite en Segunda División Andaluza, y que entrenan en la citada piscina por las noches, de 21.30 a 23.00 horas, ante la imposibilidad, por motivos laborales de sus miembros, de hacerlo en otro horario: «Necesitamos el mayor número de calles de la piscina para nosotros y por los trabajos», comentó Carlos Rosado, entrenador del Club Waterpolo Ronda, que lucha por mantener vivo este deporte en la ciudad del Tajo desde hace años.

Él también fue uno de los intoxicados. «El lunes, cuando estuvimos entrenando, tuvimos sensación de ahogamiento, tos e incluso irritaciones en los ojos. Nos quejamos y nos dijeron, como se dice coloquialmente, que lo iban a mirar. El martes volvimos al entrenamiento y los síntomas fueron más acentuados, hasta el límite de que tuvimos que dejar de entrenar y tuvimos que dirigirnos a urgencias. Nos dijeron que era una faringitis irritativa, que no iría a más siempre y cuando dejáramos de estar en contacto con ese ambiente y el agente que la provoca», comentó Rosado.

Según éste, existen otros usuarios de la piscina cubierta afectados. «Ese mismo día se pusieron más reclamaciones por los mismos motivos, no sé por parte de cuántas personas. Cuando nosotros entramos a los vestuarios, había personas tosiendo», relató. Otro de los intoxicados explicó: «Comenzamos a sentirnos muy mal… tos, ganas de vomitar… es por el alto nivel de cloro, el olor a lejía se queda impregnado en la gente que sale de la piscina», añadió. Rosado expresó: «Somos los primeros en querer entrenar en la piscina y que todo se arregle. Nosotros hemos usado la piscina prácticamente desde que se abrió y nunca ha pasado nada», subrayó.

Falla una deshumectadora

Actualmente, los integrantes del Club se encuentran recuperándose mientras que estarán dos días sin entrenar, como mínimo, una situación que les podría afectar en la competición que está a punto de empezar. Igualmente, dijeron desde el Club que el Ayuntamiento les ha prohibido el uso de las instalaciones hasta «la renovación del convenio, en el que se estipulan las condiciones de uso de la piscina» entre ambos, explicaron desde el Consistorio, ante el que los afectados han presentado una reclamación escrita con los partes médicos.

El concejal de Deportes, Bernardo Crespo, apuntó ayer a un fallo en el sistema de la piscina que habría liberado más cloro. «El problema radica en la instalación de una deshumectadora que fue colocada la pasada semana que ha hecho que la temperatura esté 1,5 grados más alta de lo habitual, con más temperatura se libera más cloro y más a últimas horas de la jornada», afirmó y dijo que ya se está solucionando.

 

Puede consultar la noticia original aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *