La contaminación invisible que envenena China

Los aldeanos de Daying, donde viven 1.500 personas, desconocen quién haya podido ser el responsable. En sus cercanías hay plantas químicas, fábricas de acero y factorías de cuero. Las autoridades locales, denuncian Zhang y Bian, no han hecho caso de sus reclamaciones. “Nos dicen que localicemos nosotros a los culpables, y que entonces intervendrán ellos. Pero solo somos gente corriente, ¿cómo podemos encontrar quién ha sido?”.

Continuar leyendo en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/05/actualidad/1467744298_478235.html

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *