Filtro de agua casero vs filtros de agua Culligan

En los últimos años han irrumpido en el mercado muchos fabricantes y distribuidores de filtros de agua caseros. Para darse a conocer entre los potenciales clientes llevan a cabo campañas en radio, en la prensa o en la televisión, en las que prometen solucionar todos nuestros problemas con la calidad del agua en nuestro domicilio. En general, el ciudadano está confundido pues no sabe qué solución es la más adecuada en función de qué problema queramos solucionar, ya que un filtro de agua casero puede solucionar un determinado tipo de problema y no otro.

 

Conoce qué tipo de filtro de agua es el que necesitas

En primer lugar, cuando un fabricante o distribuidor de filtros de agua nos quiera vender un aparato, debemos preguntar si se trata de un filtro para quitar el exceso de cal (descalcificador) o bien si se trata de un filtro de ósmosis inversa doméstica. Es importante que nos hagan esta puntualización, ya que dependiendo de los atributos del agua del grifo, podemos necesitar un tipo de equipo o bien otro.

Los descalcificadores te ayudan a reducir la cal del agua

Los filtros de agua caseros que tienen la función de descalcificar se instalan en la entrada de la toma del agua de casa. Mediante un intercambio de sales este tipo de filtros de agua consiguen eliminar el exceso de cal, con lo que conseguimos reducir la dureza del agua en nuestro domicilio. Los descalcificadores van bien para quitar el exceso de cal, que es el responsable del picor en la piel, de la falta de brillo en el pelo, de la suciedad en la cocina y el baño, de los restos de cal en la vajilla, de las averías en las lavadoras y los lavavajillas, etc.

Los filtros de agua de ósmosis inversa te garantizan el agua de mayor calidad

Otra cosa son los filtros de agua de los equipos de ósmosis inversa. Si el problema que tenemos en casa está relacionado con la presencia de sustancias nocivas en suspensión, y con el sabor, entonces es más apropiado instalar un equipo de ósmosis. Los equipos de ósmosis funcionan gracias a un sistema de membranas que filtran el agua. Mediante la presión osmótica eliminan todas aquellas sustancias que no queremos en el agua y que son las responsables del mal sabor y la mala calidad. Los equipos de ósmosis se suelen instalar en la cocina, debajo del grifo. Son la mejor solución para tener en el grifo de tu casa el agua de la máxima pureza y mejor calidad que pueda haber.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *