El agua es buena para el cerebro

El agua es buena para el cerebro
Si de cuidar el cerebro se trata, nada mejor que beber agua.

La buena hidratación mejora el rendimiento cognitivo de acuerdo con un estudio efectuado por el Instituto de Investigación Agua y Salud, en España, que mostró que un descenso de tan solo un 2 por ciento de agua en el organismo causa pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.

La deshidratación ocasiona lentitud del pensamiento y de los reflejos, y un aumento significativo de los errores en la solución de conflictos. Hay estudios que señalan que la deshidratación origina una caída de la capacidad de concentración en un 15 por ciento y una disminución de la memoria a corto plazo del 10 por ciento. Una hidratación inadecuada causa fuertes dolores de cabeza, alteraciones en la destreza y desorientación temporal y espacial.

En situaciones en las que se necesita un esfuerzo mental intenso se recomienda beber agua frecuentemente.

Noticia extraída de: Prensa libre

El agua es buena para el cerebro
Si de cuidar el cerebro se trata, nada mejor que beber agua.

La buena hidratación mejora el rendimiento cognitivo de acuerdo con un estudio efectuado por el Instituto de Investigación Agua y Salud, en España, que mostró que un descenso de tan solo un 2 por ciento de agua en el organismo causa pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.

La deshidratación ocasiona lentitud del pensamiento y de los reflejos, y un aumento significativo de los errores en la solución de conflictos. Hay estudios que señalan que la deshidratación origina una caída de la capacidad de concentración en un 15 por ciento y una disminución de la memoria a corto plazo del 10 por ciento. Una hidratación inadecuada causa fuertes dolores de cabeza, alteraciones en la destreza y desorientación temporal y espacial.

En situaciones en las que se necesita un esfuerzo mental intenso se recomienda beber agua frecuentemente.

 

Noticia extraída de: Prensa libre

El agua es buena para el cerebro
Si de cuidar el cerebro se trata, nada mejor que beber agua.

La buena hidratación mejora el rendimiento cognitivo de acuerdo con un estudio efectuado por el Instituto de Investigación Agua y Salud, en España, que mostró que un descenso de tan solo un 2 por ciento de agua en el organismo causa pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.

La deshidratación ocasiona lentitud del pensamiento y de los reflejos, y un aumento significativo de los errores en la solución de conflictos. Hay estudios que señalan que la deshidratación origina una caída de la capacidad de concentración en un 15 por ciento y una disminución de la memoria a corto plazo del 10 por ciento. Una hidratación inadecuada causa fuertes dolores de cabeza, alteraciones en la destreza y desorientación temporal y espacial.

En situaciones en las que se necesita un esfuerzo mental intenso se recomienda beber agua frecuentemente.

 

Noticia extraída de: Prensa libre

El agua es buena para el cerebro
Si de cuidar el cerebro se trata, nada mejor que beber agua.

La buena hidratación mejora el rendimiento cognitivo de acuerdo con un estudio efectuado por el Instituto de Investigación Agua y Salud, en España, que mostró que un descenso de tan solo un 2 por ciento de agua en el organismo causa pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.

La deshidratación ocasiona lentitud del pensamiento y de los reflejos, y un aumento significativo de los errores en la solución de conflictos. Hay estudios que señalan que la deshidratación origina una caída de la capacidad de concentración en un 15 por ciento y una disminución de la memoria a corto plazo del 10 por ciento. Una hidratación inadecuada causa fuertes dolores de cabeza, alteraciones en la destreza y desorientación temporal y espacial.

En situaciones en las que se necesita un esfuerzo mental intenso se recomienda beber agua frecuentemente.

 

Noticia extraída de: Prensa libre